Un estudio reciente señala que las pandemias como la del coronavirus, se pueden iniciar en entornos que van más allá de los mercados húmedos en China, de hecho podría existir una fuerte vinculación con los dispositivos que usamos a diario.

De acuerdo con un reporte de The Verge Science, los “efectos virales” relacionados con la electrónica, específicamente los componentes de nuestros smartphones existen y podrían ser detonadores de pandemias en el futuro. Básicamente el estudio contempla la idea de que los virus podrían moverse de animales a humanos, pero no de un salto, sino a través de los minerales que componen los móviles u otros dispositivos.

De la minería al smartphone, del smartphone a una pandemia

Si hay un fenómeno que ha generado polémicas a nivel ambiental, político, comercial y ahora tecnológico es el proceso de la minería ilegal, en este caso, el estudio hace referencia a la minería de oro, coltán y otros minerales que se utilizan en diferentes componentes de smartphones, coches eléctricos y otros dispositivos electrónicos, que podría provocar un “desbordamiento” y dando como consecuencia un virus tan peligroso como el COVID-19.

Tal vez hayas escuchado hablar del coltán, conocido como el “oro negro”, principalmente para las industrias fabricantes de equipos electrónicos, como smartphones, consolas de videos entre otros, pues bien, este es uno de los minerales más buscados puesto que se utiliza para fabricar condensadores de tantalio que controlan el flujo de electricidad a través de una placa de circuito.

El coltán es un mineral que surge de la combinación del columbita y la tantalita, la columbita es constituida por hierro y óxido de niobio y a veces una porción de manganeso, mientras que la tantalita cuenta con óxido de tántalo, hierro y manganeso. El tántalo es lo que hace al coltán tan valioso para la industria, lo que permite fabricar los condensadores de tantalio que ya mencionamos debido a sus potentes propiedades fisicoquímicas.

En este sentido, es cuando entra en juego la posibilidad de contraer un virus en estos procesos donde miles de personas excavan la tierra en busca de oro o coltán. Estudios señalan que en la República Democrática del Congo existe la mayor reserva de Coltán, mientras que el resto se distribuye en Nigeria, Brasil, China, Ruanda, Rusia, Australia y Canadá.

Pero, ¿qué sucede con el Coltán y porqué este y otros minerales podrían ser la raíz de grandes epidemias?

Si todos conociéramos los procesos de origen de todos los componentes y productos que consumimos y usamos, sin duda seríamos muchos más conscientes. Y es que por ejemplo, para las minas de coltán, estaños, níquel, los mineros o personas que trabajan en la extracción de estos minerales lo hacen en las condiciones más deplorables, sin ningún tipo de medidas sanitarias, donde conviven con cualquier tipo de animales.

Minas de coltán en el congo

Reportes de UNICEF señalan que al menos 400,000 menores de edad trabajan en las minas en el Congo, en cualquier condición deplorable. Estas condiciones sanitarias son las que, según el equipo de The Verge, genera la mayor probabilidad de que un virus salte de un animal a un humano y que este se propague.

Spillover Event

El fenómeno es conocido como Spillover Event o “Evento de derrame”, que ocurre cuando un virus salta de una especie a otra, lo que es uno de los mayores efectos de contagios incluyendo al COVID-19. Esto se debe a que si una especie, come, convive y hace sus necesidades encima de otras, los virus pueden infectar a otras.

Captura The Verge, Spillover Event

Entornos como la minería artesanal son un potente foco de este fenómeno, que nosotros como consumidores en cierta forma impulsamos, así lo explica David Quammen en un libro llamado Spillover: Animal Infections and the Next Human Pandemic:

Nuestras elecciones como consumidores … hacen que los mineros entren allí y entren en contacto con animales salvajes que portan virus. Nos implicamos en esta cadena de oferta y demanda del consumidor.

Esa es una de las causas más amplias de contacto con animales salvajes que conduce a la propagación de nuevos virus con el potencial de convertirse en epidemia y pandemia.

Así lo describe el equipo de The Verge en su siguiente video:

Por ejemplo, los mineros de subsistencia que trabajan en áreas remotas pueden no tener acceso a los mercados de alimentos, por lo que es más probable que busquen alimentos que puedan enfermarlos. Nuestro último video explora las diferentes formas en que un minero puede contraer un nuevo virus y desencadenar involuntariamente un brote.

Pero el coltán no solo se usa para móviles, de hecho, Sony retrasó el lanzamiento del PS2 en el 2000 debido a la falta de este mineral y aunque la compañía señala que lleva a cabo una auditoría para determinar si el mineral no proviene de un país en conflicto, sin duda resulta un trabajo difícil de comprobar.

Pero esto no solo sucede con el coltán, de hecho, en la investigación hace referencia a las minas de oro, que también se usa en muchos dispositivos electrónicos porque es buen conductor de electricidad.

En 1998 y el 2000, una fiebre hemorrágica llamada Marburg, similar al ébola, mató a 128 personas en el Congo. Los científicos supusieron que los mineros de oro probablemente contrajeron el virus de animales, como murciélagos y el virus se propagó desde allí.

¿Cuál es la verdadera epidemia?

Sin duda parece una realidad distópica y muchos pensarán en teorías conspirativas al oír o leer acerca de este efecto de “salto” el virus de una especie a otra, pero lo cierto y lamentable es que el fenómeno existe, las minas existen, con personas trabajando en condiciones precarias cerca de especies exóticas.

También es cierto que esta actividad de minería es tan demandada debido a la industria electrónica que cada año requiere de minerales como el coltán y el oro y una serie de minerales valiosos.

Si bien estas prácticas podrían evitarse con iniciativas como las de Barack Obama y su ley Dodd-FranK, que obliga a las empresas a usar materia prima que no procediese de conflictos armados. O crear conciencia para mantener entornos controlados en estos lugares, a los mineros con alimentos dignos, sin duda sería un gran avance, aunque se convierte un gran y arriesgado paso que tal vez muchos no estén dispuestos a dar o a pagar.

Principalmente con situaciones como los de fabricante como Sony, por ejemplo, que según estudios el incremento en los índices de violencia en el este de la República Democrática del Congo, pudo estar relacionado con el lanzamiento del PlayStation 2, debido a que PS2 usó una cantidad excesiva de Coltan en su tablero, como consecuencia se generó la demanda del mineral y sus precios se dispararon.