La pandemia ocasionada por el coronavirus ya tiene a más de 11 millones de personas contagiadas. Asimismo, la cifra de muertes a causa de esta enfermedad ya supera los 500 mil individuos y sigue en aumento.

Mientras tanto, la preocupación en el mundo aumenta al pensar en la posibilidad de que los 6 millones que ya se han recuperado puedan volver a contraer la enfermedad. Sin embargo, nuevas investigaciones pueden traer un poco de luz a la cuerda de malas noticias que ya nos hemos acostumbrado a recibir sobre el COVID-19.

Una reciente investigación, publicada a inicios de julio en la revista Science realizada en macacos Rhesus, ha sugerido que estos no se vuelven a infectar después de una primera exposición al virus. En consecuencia, esta podría ser una evidencia sustancial que sustente la premisa de la creación de inmunidad en el organismo luego de sufrir la enfermedad una vez.

Al menos esto podría indicar que aquellos que ya han pasado por toda la experiencia traumática del contagio, no tendrán que hacerlo de nuevo. Lo que también implica que poco a poco el virus se queda sin anfitriones para elegir –aunque para que esto último haga una diferencia significativa, aún hace falta mucho tiempo, por lo que los esfuerzos por hallar una vacuna siguen a toda máquina–.

Una infección primaria podría inmunizar al organismo

Las evidencias ubicadas en esta publicación de julio en la revista Science, más otro precedente sentado en la misma plataforma en mayo, reflejan que los macacos Rhesus no se vuelven a infectar con el SARS-CoV-2 luego de haber tenido el COVID-19 por primera vez.

En estos casos, ni los macacos que fueron expuestos al virus por segunda vez, ni los que permanecieron como un control mostraron síntomas de reincidencia de la enfermedad. Lo que implica que, en efecto, lograron recuperarse satisfactoriamente y no fueron afectados por un segundo embate del coronavirus.

Durante la realización investigación recién publicada, se midió en los macacos la posible presencia del virus prestando atención a la diseminación viral detectable, las manifestaciones clínicas de enfermedad viral y los cambios histopatológicos. En el caso de la segunda exposición al coronavirus, los primates no mostraron cambios en ninguna de estas áreas ni tampoco nueva presencia del SARS-CoV-2 en sus tejidos.

Asimismo, esta se encargó de establecer comparaciones entre inmunidad humoral y celular de infección primaria y la de la exposición secundaria. Con esto, se reveló la presencia de un anticuerpo neutralizante altamente efectivo, lo que desencadenó mejores respuestas inmunes que mantuvieron a los macacos protegidos.

¿Cómo cambia esto el terreno de estudio?

Ya dos investigaciones han llegado de forma oficial a la revista de publicaciones científicas Science. Ambas con referencia al tema de los macacos Rhesus y el COVID-19. Los dos estudios han hecho referencia a la inmunidad de estos. Además, ambos han confirmado la ausencia de procesos de reinfección luego del primer contagio.

Con esto, se están sentando las bases para el desarrollo de nuevos métodos de estudio y desarrollo para vacunas. Ya que, con más conocimientos sobre los procesos de inmunización, se podrán crear mejores métodos con los cuales desencadenarlos. No obstante, para esto, sigue siendo imperante que se realicen nuevos y más detallados estudios.

Algunos puntos a tener en cuenta

Un detalle importante es el que los autores del estudio de mayo han querido resaltar. Este implica que, en general, las infecciones en los macacos Rhesus son menos severas que en los humanos. Por lo que, los datos obtenidos solo son acercamientos posibles. Ya que no ofrecen una representación total de la forma en la que nuestro organismo podría reaccionar al virus. Por esto, consideran que es importante que se continúe su línea de investigación. Ya que así se podrá comprender más a fondo la forma en la que esta inmunidad funciona y cómo se manifiesta en estos primates.

Referencia:

Primary exposure to SARS-CoV-2 protects against reinfection in rhesus macaques: https://doi.org/10.1126/science.abc5343

SARS-CoV-2 infection protects against rechallenge in rhesus macaques: https://doi.org/10.1126/science.abc4776