Los recientes informes de la cadena CNN Brasil habían dado a entender que el presidente de la nación, Jair Bolsonaro, parecía presentar síntomas de COVID-19. Ahora, se ha confirmado que este ha dado positivo en la prueba del coronavirus.

La confirmación de esta situación ha llegado de la boca del propio Bolsonario, quien ha dado sus declaraciones este martes a través de una transmisión televisiva. Con esto, se suma a la lista de mandatarios y figuras públicas que han caído presas del virus pandémico.

La “gripecilla” ha alcanzado a Bolsonaro

Para nadie es secreto que el mandatario brasileño sistemáticamente ha negado los peligros del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2. De hecho, ha mencionado en varias ocasiones que este se trata solo de una “gripecilla” o de un “resfriadito” y ha instado a la población a no preocuparse y continuar con sus actividades diarias.

Incluso, ha llegado a tachar como un “crimen” cualquier medida de cuarentena generalizada y su implementación en la població. Todo porque esto implica un daño a la economía del país.

Desde el inicio, Bolsonaro ha estado en contra de este tipo de medidas tomadas en el mundo y dentro de sus propias comunidades. De hecho, incluso ha participado en movilizaciones anticonfinamiento y desentimado los intentos de las autoridades locales por instaurar este tipo de controles.

Los altos funcionarios en alerta

Bolsonaro no ha permanecido en un solo lugar desde que inició la pandemia y sus giras tanto por el país como fuera de él se han vuelto comunes. Por esto, tan solo en los últimos días ha entrado en contacto con una gran cantidad de individuos.

Para estos momentos, todos los ministros y funcionarios que entraron en contacto con él se están sometiendo a pruebas del SARS-CoV-2. Como medida preventiva, sus familias también están pasando por este proceso. Entre ellos, podemos mencionar al canciller brasileño, Ernesto Araújo, con el que se reunió para celebrar el Día de la Independiencia de Brasil.

Asimismo, se encontró recientemente con el embajador de Estados Unidos, Todd Chapman, en Brasilia, después de su visita a Santa Catalina. Por lo que, queda por verse el alcance y efecto que estos viajes del mandatario podrían haber tenido en sus interlocutores.

¿Qué pasará ahora?

En estos momentos, el presidente de 65 años se encuentra bajo tratamiento –con la polémica droga, hidroxicloroquina, según sus propias declaraciones–. Hasta ahora, ha declarado que se siente bien luego de haberlo iniciado. Pero, como medida de precausión, se ha suspendido el viaje que tenía programado para ir al estado de Bahía.

En la actualidad, Brasil es el segundo país del mundo más afectado por el COVID-19 con más de 1,6 millones de contagiados y más de 65 mil fallecidos. En estos conteos, solo Estados Unidos lo supera.

Antes de contagiarse, Bolsonaro realizó variadas giras y visitas por las favelas brasileñas para hablar con los habitantes de la zona. Muchas veces realizó estos recorridos sin mascarilla, para mostrar su desenfado ante la enfermedad.

Entre sus últimas declaraciones ha mencionado que “el desempleo mata también” y que considera vital tanto preocuparse por la enfermedad como por la economía. Por lo que, continúa con su posición inicial sobre la forma de tratar (o mejor dicho, ignorar) la situación del coronavirus.

Ahora, después de haberla sufrido él mismo, ¿cambiará su forma de actuar ante la situación crítica que vive su país? Tendremos que esperar y ver.