Aunque la percepción generalizada que se tiene de los virus es que solo causan enfermedades, la realidad es que la gran mayoría no son patógenos para los humanos, llegando a ser beneficiosos e incluso necesarios, no solo para las personas sino para la vida en la Tierra. No estaríamos aquí sin los virus.

Nuestra asociación con los virus es íntima. Los virus solo pueden sobrevivir al entrar y replicarse dentro de una célula viva. Para ello, utilizan la maquinaria de la célula huésped para copiar su material genético y reproducirse.

[ïrp]

Reguladores protagónicos

Los virus no se mueven, no comen y no pueden reproducirse independientemente. Como carecen de todas estas propiedades, muchos científicos no consideran a los virus como organismos vivos. A diferencia de todos los demás tipos de microbios en nuestro planeta, los virus no están incluidos en el árbol universal de la vida, y aun así, juegan un papel crucial en el planeta, e incluso en nuestros cuerpos.

Se sabe que hay más de 200 tipos de virus infectan a las personas, y los científicos estiman que unos cientos de miles infectan a otros mamíferos. Si a eso se le suma los que infectan plantas, bacterias y otros organismos, podemos concluir que los virus son grandes jugadores en la biosfera.

Si bien a veces nos enfrentamos a peligrosos virus patógenos, como el coronavirus, en general los virus pueden considerarse nuestros amigos, y simplemente no podemos prescindir de ellos.

En la actualidad no se conoce con certeza cuantos virus existen. Si bien formalmente se han clasificado unos cuantos miles, eso solo representa una diminuta fracción del total. Algunos especialistas han sugerido que puede haber más de 100 millones de especies de virus y unos 1031 (1 con 31 ceros) de virus individuales en el planeta. También se desconoce qué porcentaje del total de virus son problemáticos para los humanos.

Aunque hay muchas interrogantes sin respuesta, sabemos que los virus son claves para los ecosistemas. Por ejemplo, los bacteriófagos, también llamados fagos, son una clase de virus de infecta a las bacterias, y su acción es vital para el planeta.

Vitales para la salud

Los fagos son reguladores protagónicos de las poblaciones bacterianas en los ecosistemas. Cuando algunas poblaciones se vuelven muy abundantes, los virus tienden a replicarse muy rápidamente y precipitar a esa población, creando espacio para que todo lo demás viva, un proceso que los científicos llaman “matar al ganador”, que se observa en muchas otras especies, incluida la nuestra, como lo demuestran las pandemias.

El equilibrio que proporcionan los virus también es clave en nuestro cuerpo. Todos albergamos una gran cantidad de microbios, lo que se conoce como el microbioma, el cual está formado por alrededor de 100 mil millones de microbios, que es más que todas las células humanas del cuerpo. La mayoría de estos microbios son bacterias y son vitales para la salud.

Los virus no se mueven, no comen y no pueden reproducirse independientemente. Como carecen de todas estas propiedades, muchos científicos no consideran a los virus como organismos vivos.

Sin embargo, al igual que en el resto del planeta, estas bacterias también deben mantenerse bajo control. Es por eso que los bacteriófagos en el cuerpo superan en número a las bacterias a razón de 10 a 1. En otras palabras, no podríamos sobrevivir si nuestro cuerpo no albergara estos virus.

Estos virus pueden incluso presentar una alternativa a los antibióticos. Para las personas infectadas con un tipo de bacteria multirresistente, los bacteriófagos podrían incluso ser una la solución ideal.

Estos devoradores de bacterias también se pueden usar en la agricultura. Los patógenos bacterianos de frutas o plantas pueden combatirse utilizando bacteriófagos en lugar de utilizar el control químico de plagas. Esto no solo es mejor para el medio ambiente, sino también más efectivo.

Finalmente, los virus también se están volviendo cada vez más importantes en la investigación médica, por ejemplo, como un posible método de tratamiento para enfermedades genéticas, lo que se conoce como terapia génica.

Si bien a veces nos enfrentamos a peligrosos virus patógenos, como el coronavirus, en general los virus pueden considerarse nuestros amigos, y simplemente no podemos prescindir de ellos.

Referencias:

Is the Virus Important? And Some Other Questions. Viruses, 2018. https://dx.doi.org/10.3390/v10080442

Friendly Viruses. Annals of the New York Academy of Sciences, 2009. https://doi.org/10.1111/j.1749-6632.2009.05002.x

Viruses are a dominant driver of protein adaptation in mammals. eLife, 2016. https://doi.org/10.7554/eLife.12469