Más de 200 científicos han pedido a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras agencias que reconozcan que el coronavirus SARS-CoV-2, causante de COVID-19, puede propagarse en el aire, lo cual sugiere que simplemente mantenerse a cierta distancia de alguien infectado no sería suficiente para reducir la tasa contagios.

En vista de ello, esta solicitud podría suponer un cambio drástico a las medidas que se han venido recomendando desde el inicio del brote para prevenir la enfermedad y que estaba previsto mantener en la etapa en la que se flexibilizan las restricciones en muchos países.

Una vía de transmisión subestimada

Hasta ahora la OMS ha mantenido que el coronavirus se transmite al tener contacto con gotitas procedentes de tos o estornudos procedentes de una persona enferma, por lo que la distancia social ha sido clave para reducir los contagios.

Sin embargo, 239 expertos de 32 países diferentes han publicado una carta en Clinical Infectious Diseases en la que alegan que esta no es la única forma de transmisión del virus, y advierten que el SARS-CoV-2 podría transmitirse por el aire. Es por ello que catalogan las medidas de distanciamiento social como “insuficientes” e instan a la organización a indagar más sobre la transmisión aérea.

“Nos preocupa que la falta de reconocimiento del riesgo de transmisión aérea de COVID-19 y la falta de recomendaciones claras sobre las medidas de control contra el virus aéreo tendrán consecuencias significativas”, escribieron los científicos. “Las personas pueden pensar que están completamente protegidas al adherirse a las recomendaciones actuales, pero de hecho, se necesitan intervenciones adicionales en el aire”.

Los científicos creen que se ha subestimado la transmisión del coronavirus en el aire en ambientes interiores, lo cual ha generado mucha preocupación entre los expertos conforme abren muchos espacios públicos cerrados previamente debido a la pandemia.

Transmisión del coronavirus en espacios cerrados

Oficina, Negocios, Trabajo, Éxito, Traje, Hombre
Si el virus también se transmite por el aire, el distanciamiento social es insuficiente para reducir los contagios. Es por ello que recomiendan el uso de mascarillas incluso dentro de los espacios cerrados.

El repunte de casos que se ha registrado podría deberse precisamente a este factor pasado por alto, y los bares, restaurantes, oficinas y mercados empiezan a convertirse en un escenario propicio para la transmisión por las características de sus espacios.

La idea no ha sido mal recibida por la comunidad científica. Por ejemplo, para Martin McKee, profesor de Salud Pública Europea en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres que no estaba vinculado a la carta, los argumentos científicos sonaban “completamente razonables”.

“Parte del problema es que todos en la OMS se movían con el paradigma de la influenza, aunque sabemos que hay muchas diferencias entre la influenza y los coronavirus”, añadió el experto.

“Estamos acumulando evidencia sobre eventos de superdifusión que suceden en espacios interiores donde hay un gran número de personas en espacios confinados. Muchos de estos se encuentran exactamente en las circunstancias que los gobiernos ahora quieren abrir”.

Es por ello que se recomienda el uso de mascarillas en espacios con poca ventilación como escuelas, hogares de ancianos, residencias y negocios para complementar la distancia física recomendada hasta ahora. Además, es probable que sea necesario agregar nuevos filtros potentes y evitar la recirculación del aire.

Referencia:

Scientists urge WHO to acknowledge virus can spread in air. https://medicalxpress.com/news/2020-07-scientists-urge-acknowledge-virus-air.html