Fue hace exactamente un año, y un par de días más, que nos sentamos dedicadamente a conversar con ustedes sobre la razón que podría esconderse detrás de la fascinación que sentimos los seres humanos –no necesariamente científicos de sepa– por las producciones que tienen relación directa con algún ataque nuclear o radiación.

En aquella oportunidad mencionamos títulos como ‘Chernobyl’, ‘Godzila’ y hasta, en un momento, hablamos de ‘Avengers’. Sin embargo, más que sentarnos a recomendarles producciones de nivel, cuyo foco principal fueran los desastres nucleares, quisimos fue dejar una reflexión en sus mentes.

Sin embargo, como hemos estados en una onda de recomendaciones, y de estadía en casa, decidimos prepararles otra cápsula de esas que nos gustan: títulos de películas imperdibles. En este caso, como habrán podido notar por el título, nos centraremos en producciones que tienen todo que ver con ataques nucleares y algunas consecuencias.

Si bien esta lista podría ser extensa, ya que pareciera que cada 10 películas de acción por lo mínimo 5 tratan de cómo el bueno salva al mundo de un ataque nuclear. Hablamos de ‘G.I. Joe’, ‘Duro de Matar’, ‘Pacific Rim’, ‘Watchmen’, y, como olvidar casi todas en la lista de ‘Mission: Impossible’.

Pero, no necesariamente tiene que haber acción detrás de una trama para narrar una historia nuclear de forma exitosa. Por lo mismo, les presentaremos 5 películas sobre desastres nucleares que tienen un poco más de drama, ficción y hasta suspenso, que de acción.

‘Gojira’ (1954)

Empezaremos la lista con un clásico de las producciones acerca de desastres nucleares y posiblemente la primera película que se les viene a muchos a la mente cuando hablamos de efectos colaterales de dichos acontecimientos.

Quienes son fanáticos de la historia, reconocerán que al hablar de ‘Gojira’, evidentemente, estamos hablando del kaiju más reconocido por todos, ‘Godzilla’, y, aquellos que no son seguidores del personaje, por lo menos debieron deducirlo por la similitud en los nombres.

Antes de enfocarnos en la cinta que se estrenó en 1954, les contaremos brevemente el trasfondo de un rol como el de Godzilla, que, como verán, tiene “vivo” mucho tiempo, y es prácticamente una franquicia por sí solo.

Para introducirlo debemos explicar que “kaiju” significa “monstruos gigantes japonés”, y Godzilla sin duda es de los más icónicos en la cultura popular. El “Rey de los Monstruos” fue creado a partir de una explosión nuclear de una bomba H, por lo que prácticamente se alimenta de radiación y es su forma de fortalecerse.

Godzilla ha fascinado al mundo con su historia al punto de tener películas de live action y animadas desde 1954 y contando, ya que, aunque el año pasado se estrenó ‘Godzilla: King of the Monsters’, ya estamos listos para el año que viene deleitarnos con la batalla entre el “lagarto gigante” y King Kong, en la producción de Universal Studios más esperada de todos los tiempos.

La película de ciencia ficción que se estrenó en 1954 marcó un precedente y motivó a que más historias surgieran. Dirigida por Ishiro Honda y con efectos especiales de Eiji Tsuburaya, la cinta es de las primeras de ‘Gojira’ producidas en Japón y catapultadas al mundo entero.

‘Gojira’ vendió, aproximadamente, 9.610.000 entradas en Japón y se convirtió en la octava mejor película del país en ese año. Aunque algunos, especialmente aquellos fuera del Japón, consideran que Godzilla es un salvador de pueblos, el objetivo principal del gran monstruo era otro.

Si bien la película encuentra sus raíces en el movimiento pacifista y antinuclear japonés, así como el temor nacional ante la aniquilación nuclear, el monstruo se creó para demostrar cierta frustración incontrolable, destinado a destruir todo lo que se cruzara a su paso.

A ver, si nos ponemos a pensar, Godzilla se formó para generar impacto sobre los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, y luego de los efectos de las pruebas de bombas H americanas en el Océano Pacífico, por lo que evidentemente tiene que ser un personaje rudo y enojado con el mundo.

Más bien, existen especulaciones que afirman que el kaiju es un simbolismo de lo que aquellos desastres nuclares dejaron en Japón tras la Segunda Guerra Mundial. Sea como sea, es 2020 y todavía muchos se preguntan cómo es que Godzilla sobrevivió al ataque que debió matarlo, pero es ahí donde nos ponemos a pensar en que, realmente, nada puede contrarrestar a un desastre nuclear. ​

‘The China Syndrome’ (1979)

Alejándonos un poco de la ficción y los monstruos gigantes simbólicos, tenemos a ‘The China Syndrome’, una producción de James Bridges, donde Jack Lemmon, Jane Fonda y Michael Douglas encabezan el reparto.

La historia se centra en una reportera y un camarógrafo que, en sus investigaciones, descubren encubrimientos de la seguridad nacional sobre un reactor nuclear. Aunque muchos podrían pensar que el título es algo racista y culturalmente incorrecto, afirman que el uso de China es solo una metáfora, ya que, si el núcleo del reactor nuclear explotara, aunque esté en los Estados Unidos, sus secuelas atravesarían de forma vertical la Tierra y llegarían hasta el continente asiático.

‘The China Syndrome’ fue nominada a múltiples premios, incluyendo cuatro oportunidades para los Premios de la Academia –dos por las actuaciones de Fonda y Lemmon, una por guion y otra dirección artística–. Asimismo, optaron por la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes y ganando el premio como Mejor Actor en el mismo festival para Lemmon.

La actriz y activista, Fonda, interpreta a la reportera de televisión que, mientras investigaba el funcionamiento de una central nuclear, se vuelve testigo de un accidente nuclear en esa misma central. Al vivirlo en su propia piel, se da cuenta de todo lo que hace el Estado para encubrir lo ocurrido.

Más adelante, se descubre que, por razones económicas, no se le ha realizada mantenimiento al reactor nuclear, por lo que sus soldaduras no son seguras, y, la compañía a cargo de la central falsificó los documentos, aun cuando sabían que ponían en peligro vidas humanas.

‘The China Syndrome’ se convierte entonces en una trama que va detrás de la verdad y de cómo los culpables serían capaces de hasta matar para que nada salga a la luz. La cinta se entrenó doce días antes del accidente que ocurrió en Three Mile Island, en una planta de energía nuclear, lo que le dio más argumento a la producción que se encontraba en taquilla.

Sin duda alguna, es una producción que desempeña un rol importante en términos comunicacionales y a nivel de información, así como abordar el fracaso de los planes ambiciosos que muchas naciones tienen al querer meter sus manos en proyectos nucleares.

‘Threads’ (1984)

Para seguir alejados de la acción y la ficción se encuentra ‘Threads’, una película estilo documental post-apocalíptico que nos cuenta acerca de una especie de holocausto nuclear que ocurrió en Reino Unido, y los efectos que los desastres nucleares tienen sobre la población.

‘Threads’ fue coproducida por la BBC y fue un éxito en el Reino Unido, donde ganó cuatro premios BAFTA. Su trama describe los efectos de una guerra nuclear y cómo esto afectó por completo a la población de la ciudad de Sheffiel, donde después del intercambio de misiles intercontinentales entre la URSS y los Estados Unidos, se debieron enfrentar a la destrucción masiva que dejaron a su paso.

Conoceremos a dos familias, los Kemp y los Beckett, quienes afrontan, a su manera, las crisis personales mientras la Guerra Fría hace de las suyas. Los personajes se ven forzados a buscar formar de sobrevivir ante las consecuencias sanitarias, económicas y ambientales de los ataques nucleares.

Esta fue la primera cinta en su género que se dedicó a mostrar los efectos nucleares, dejando a algunos críticos afirmando que ‘Threads’ se enfocaba en representar todo el “horror” que deja una guerra nuclear como secuela, y el impacto que tiene en la civilización humana. El título es una metáfora de cómo la catástrofe nuclear corta de raíz los “hilos” que mantienen unida a la sociedad.

Definitivamente, es una visión “ficticia” de lo más cercano a realidad. La película, además, demuestra como la sociedad debe reponerse y ser ellos mismo, casi que, sin ayuda del gobierno, quienes reconstruyan la ciudad que la guerra política con armas nucleares les dejó.

‘K-19: The Widowmaker’ (2002)

Si alguna vez se preguntaron cómo sería ver a Harrison Ford y a Liam Neeson en una misma producción dramática e impacto, ‘K-19: The Widowmaker’ es su oportunidad. No solo es una película increíble, sino que también está basada en hechos reales, lo que aumenta la apuesta.

El argumento tomó como punto de partida los acontecimientos de 1959, donde la Unión Soviética “botó” su primer submarino nuclear de misiles balísticos, mejor conocido como el K-19. Luego, en 1961, se produjo una fuga en el sistema de refrigeración primaria de uno de sus reactores, lo que generó falla en otros sectores.

Asimismo, otra falla desactivó su sistema de radio de largo alcance, lo que imposibilitó las comunicaciones con la base en Moscú y cualquier otro submarino cercano. Los problemas técnicos llevaron a un grupo de marineros a intentar contener la explosión que provocaría la alta temperatura del reactor. Lograron el cometido, pero a costa de sus vidas.

Tras ese momento, se instaló un sistema alternativo de emergencia en los submarinos, sin embargo, nos invita a pensar saber que, a pesar de lo ocurrido, y las vidas perdidas, naciones como Rusia, y sus Armadas, mantienen en secreto proyectos nucleares como esos, poniendo en riesgo vidas y amenazando a los que quieran decir la verdad.

El accidente del K-19 se cobró 22 vidas de 137 tripulantes, pero todos sufrieron consecuencias por el nivel de radiación. El apodo “The Widowmaker” se debe al hecho de que el submarino nuclear acabó con la vida de 22 hombres, dejando a sus familias solo con la tristeza y el luto.

Aunque el argumento de la cinta es impresionante, el guion provocó mucho descontento en la tripulación original del K-19, al punto de recibir cartas que no avalaban la producción. Por lo mismo, se tuvieron que hacer cambios significativos en las líneas, suprimir varias escenas y sustituir algunos nombres, para que fuera respetuoso con la tripulación.

A la película no fue muy bien en taquilla, más bien, se reconoce como una de las cintas independientes más caras y sin retorno financiero equitativo. Críticos aseguran que el argumento de la cinta quedó opacado por explosiones y pirotecnias sin sentido.

Evidentemente, se desconoce si los cambios que pidió la tripulación tuvieron algo que ver con el mal rendimiento de la cinta, pero ese el riesgo que se corre al trabajar en producciones basadas en hechos reales.

‘The Road’ (2009)

Para cerrar nuestra lista, conversaremos de ‘The Road’, una producción del género dramático apocalíptico que se estrenó en 2009, basada en la novela homónima de Cormac McCarthy con el mismo nombre.

La cinta fue dirigida por John Hillcoat y protagonizada por Viggo Mortensen y Kodi Smith-McPhee, quienes interpretaron a un padre y un hijo sobreviviendo en un desierto post apocalíptico. ‘The Road’ sigue el mismo argumento que el libro, el cual nos presenta la relación padre-hijo en un mundo convertido en un eterno invierno tras un cataclismo cuyo origen nunca fue revelado.

Durante su camino, padre e hijo deben buscar formas de comer, vivir y hasta mantenerse seguros, evitando a toda costa a los bandidos y hasta caníbales que ahora habitan en la Tierra. Ambos emprenden un viaje hasta alguna región en el sur, donde las bajas temperaturas no acaben con sus vidas.

El cataclismo sin origen acabó con todos los animales y dañó la tierra a tal punto que ya no crecen cultivos, por lo que, los escasos recursos para comer los dejan entre la espada y la pared, desintegrando a la sociedad al punto de creer que solo el ser humano es lo único que hay para comer.

Aún en un mundo post apocalíptico, el padre trata de educar a su hijo, no solo a cómo sobrevivir, con o sin él, sino a mantener sus valores, la cordura y su salud mental, en un mundo donde la sociedad parece haberse convertido en algo monstruoso. A través de la herramienta de flashbacks, podemos conocer detalles como qué ocurrió con la madre y mucho más sobre la mente del padre, que lucha constantemente con la idea de suicidarse.

‘The Road’ fue aclamada por la crítica y contó con su representación en festivales como: el Festival Internacional de Cine de Venecia, donde optó por el León de Oro y el León de Plata, en el Festival de Cine de Telluride y en el Festival de Cine de Toronto.