Facebook vuelve a sumergirse en los escándalos de seguridad y privacidad de sus usuarios, y esta vez confiesa que alrededor de 5000 desarrolladores de aplicaciones tuvieron acceso a la información personal de sus usuarios de manera accidental.

Mediante un post publicado en su blog oficial, Facebook anunció la filtración accidental de la información de sus usuarios con unas 5000 aplicaciones, un problema que surge nuevamente, y asegura que los errores serán corregidos.

“Recientemente descubrimos que en algunos casos las aplicaciones seguían recibiendo los datos que la gente había autorizado previamente, incluso si resultaba que no habían usado la aplicación en los últimos 90 días”, explicó Konstantinos Papamiltiadis, uno de los vicepresidentes de la compañía.

De acuerdo con Facebook, los datos a los que estas otras aplicaciones tuvieron acceso, solo fueron los autorizados por los usuarios, y que no existen pruebas que demuestren que estas hayan obtenido otro tipo de información.

“Por ejemplo, eso puede pasar si alguien usa un aplicación de ejericios para invitar a alguien a donde vive para hacer ejercicios juntos, pero no reconocimos que algunos de sus amigos habían estado inactivos por muchos meses”, señaló Facebook en el post publicado en su blog.

La red social tiene más de 2.600 millones de personas registradas mensualmente, sin embargo, no revelo cuantos usuarios se vieron afectados o si serán notificados acerca del asunto. Pero la compañía pretende continuar con las investigaciones para cerciorarse de que no haya existido algún otro inconveniente de fuerza mayor con la información personal.

“Continuaremos priorizando la transparencia en torno a cualquier actualización importante”, declaró la compañía.

En 2018, Facebook tuvo fuertes inconvenientes luego de que la firma de asesoría política Cambridge Analytica extrajera los datos de hasta 87 millones de personas registradas en la red social, sin consentimiento de la misma, lo que ocasionó la pérdida de credibilidad a la compañía por parte de los usuarios. En ese entonces, Facebook logró resolver el problema y aseguró que los desarrolladores ya no tendrían acceso a la información después de un plazo de 90 días.