Apple es en la actualidad un ícono de nuestro tiempo. Esta empresa multinacional que se instaura como uno de los gigantes del mundo de la tecnología de hoy siempre ha sabido cómo posicionarse en el mercado con ofertas únicas que la diferencien de la competencia.

Ahora, ya sea que hablemos de sus icónicos iPhone, de sus tradicionales Mac o de otras creaciones como el iPad y los Apple Watch, la empresa siempre ha sabido como sumar detalles a su propuesta de valor para hacerla más atractiva y convertirse en un oferente único en un mercado tan vasto como lo es el de la tecnología.

Para esta oportunidad, nos gustaría enfocarnos en una de las áreas que, en los últimos años, se han vuelto un referente de la promesa de Apple, su privacidad. La empresa no ha escatimado en gastos para poder transmitir al mundo que “lo que pasa en tu iPhone, se queda en tu iPhone” y que ni ellos ni nadie más tendrán acceso a tus datos.

Todas estas promesas cobran valor y se hacen llamativas en medio de este mundo actual, donde la información es la moneda de cambio que muchos usuarios ofrecen para poder obtener diversas comodidades y servicios. La propuesta de Apple hace ver que no es necesario resignar la propia privacidad para disfrutar de un servicio de calidad. Sin embargo, esto es lo que la empresa dice, ¿corresponden sus palabras con sus acciones? Eso es lo que vamos a averiguar.

Privacidad: “un derecho humano fundamental”

De este modo catalogó Apple a esta característica de su servicio durante una conferencia que dio su CEO, Tim Cook, en Bruselas el año pasado. Durante esta, por un lado, además de resaltar la importancia que para la empresa tiene el mantener seguros y privados los datos de los usuarios, hizo mención a la “vigilancia” que otras compañías han desarrollado alrededor de estos.

Ha denunciado que la industria tecnológica ha buscado enriquecerse en base al uso y aprovechamiento de la recolección de datos de los usuarios. Asimismo, declara que este es un punto con el que la compañía nunca estará de acuerdo. Incluso, en ese momento, llegó a solicitar que se creara una ley integral de privacidad de datos en Estados Unidos.

¿Solo negocios?

A pesar de estas declaraciones, no pasó mucho tiempo hasta que una polémica se desatara alrededor de la empresa por motivos de privacidad. Sin embargo, esta no estuvo sola dentro del asunto.

Acá tanto Facebook como Apple se hicieron protagonistas. Según parece, Facebook pagó a usuarios de iPhone para que permitieran que sus datos personales (como contactos, correos y demás información) fueran extraídas por una aplicación especial de la compañía.

Esto claramente va en contra de las políticas de Apple y del sistema de seguridad y privacidad con el que el iOS fue diseñado. Por esto, se desató un enfrentamiento entre ambas partes. No obstante, Facebook usó como argumento que los usuarios se encontraban informados, que fueron remunerados y que los acuerdos del contrato se habían respetado. Por lo que, la operación había sido solo otra negociación.

A pesar del claro giro que Facebook aprovechó para violar las políticas de Apple, esta empresa no ha retirado las aplicaciones de la empresa de su App Store. Asimismo, otras compañías que recolectan información de forma masiva como Google, tampoco parecen estar en camino a salir del abanico de servicios de la plataforma.

En estos casos, queda de parte del usuario decidir si instalar o no las aplicaciones en sus equipos. Pero, ¿esto todavía va de acuerdo a las políticas de Apple que hablan de la privacidad como un derecho humano? De a ratos, esto parecieran indicar que es un derecho que se puede obviar, si el usuario lo consciente, si simplemente todo se hace como parte de un negocio.

¿El software más privado de todos?

Así es como llegamos a la pregunta primordial, ¿es de verdad el software iOS de Apple el que ofrece más privacidad a sus usuarios? Para empezar la carrera, pensar que en su plataforma permite el acceso a empresas reconocidas por su recolección masiva de datos –que ellos mismos han calificado como vigilancia– ya hace que sombra de la duda empiece a cernirse sobre las promesas de privacidad de la empresa.

Android 10 vs iOS 13 ¿Cuál es más seguro?

Sin embargo, para poder darle un vistazo más objetivo a toda la situación, podemos hacer un recorrido por todas las funciones de seguridad y privacidad ofrecidas por el más reciente iOS 13. Igualmente, lo contrastaremos con su contraparte, sistema operativo Android 10, para poder tener una idea de lo que hace a iOS diferente y de lo que no tanto.

Actualizaciones constantes

Sin lugar a dudas, las actualizaciones son vitales a la hora de mantener los sistemas operativos funcionando en óptimas condiciones. En este caso, iOS le lleva la delantera a Android por mucho.

En la actualidad, apenas este último está comenzando a activar las actualizaciones y parches de seguridad automáticos y periódicos. No obstante, aún se encuentran desarrollados a medias puesto que los usuarios deben estar atentos a las fechas de lanzamiento y reiniciar el teléfono para que la actualización tenga efecto.

Por su parte, con iOS las cosas son diferentes. Los parches de seguridad son constantes y no requieren de casi ningún esfuerzo del usuario, lo que le permite mantener sus datos protegidos y libres de las garras del malware incluso cuando no está totalmente consciente de esto. Gran parte de este éxito se debe al nivel de control que tiene Apple, puesto que la empresa aún regula de cerca desde la cadena de producción, hasta los contratos de red de operadores y el desarrollo del código subyacente.

Personalización y control de permisos

Por otro lado, no todas las batallas se ganan y, en esta oportunidad, iOS 13 debe cederle el podio al Android 10. Debido a los altos niveles de protección que tiene el software del primero, los usuarios pocas veces pueden realizar cambios significativos en el sistema operativo del equipo para adaptarlo a sus necesidades.

En este caso, esto también implica que muy pocas veces el sistema iOS 13 permite que los usuarios personalicen temas tan delicados como los permisos de uso que solicitan las aplicaciones. En Android 10 es posible regular estos individualmente, de forma que se pueda evitar que las apps tengan acceso ilimitado a mucha más información de la que verdaderamente necesitan.

Apple ha tratado de paliar este inconveniente con su función de seguridad a través de la ID del usuario en la empresa. De esta forma, estos no deben ceder datos como su correo electrónico para disfrutar de una app. Pero, aun así, Android 10, con su seguimiento de permisos generalizados les da a los usuarios mucho más control mientras que les deja saber exactamente qué aplicaciones solicitan cuál información y cuándo lo hacen, además de darles la potestad de negar la solicitud en cualquier momento.

Geolocalización

Este viene a ser otro punto vital, una gran cantidad de aplicaciones en la actualidad solicitan la ubicación de los usuarios. Sin embargo, en realidad, muchas de estas realmente no la necesitan para funcionar.

Por ejemplo, muchas aplicaciones de fotografía y edición de contenidos solicitan la ubicación para que se haga parte de la “firma digital” del archivo de imagen o video. Ahora, tanto iOS 13 como Android 10 han instaurado un control adicional que permite a los usuarios seleccionar si quieren o no que sus contenidos dejen rastros de ubicación al moverse por la web.

Hasta acá, parecería que van a la par, pero Android 10 ha añadido una nueva gradiente entre el permiso y la negación, que es permitir el uso de ubicación solo cuando la aplicación está abierta y activa. Pero esto no implica una mejoría en los servicios de privacidad como tal, aunque aumenta un poco el control sobre los datos. Por esto, en total podríamos hablar de un empate o de una muy leve victoria del Android 10.

Bluetooth ¿seguimos con el rastreo?

A pesar de que ya hablamos de que ambos equipos permiten controlar de una forma relativamente similar los permisos de seguimiento de ubicación por GPS, es necesario darle su propio espacio al Bluetooth. Cuando las primeras señales se desactivan, estas segundas pueden quedar disponibles y particularmente vulnerables para ser rastreadas y detectar la ubicación de los usuarios a través de estos métodos secundarios.

Ahora, como una respuesta a esto tanto Android 10 como iOS 13 tienen incorporadas funciones que le permiten al usuario seleccionar respectivamente qué apps tendrán acceso a los datos de Bluetooth, e incluso a los de Wi-Fi. Por esto, nuevamente, ambos sistemas operativos se posicionan básicamente al mismo nivel.

Wi-Fi, IoT y seguridad de las conexiones del hogar

Para finalizar, es necesario hablar de las nuevas tendencias de conectividad que incluyen al conocido IoT o Internet of Things (Interet de las cosas). Android 10 apenas comienza a pisar el terreno de la seguridad de las conexiones Wi-Fi al ofrecer la posibilidad de crear contraseñar con códigos QR que garanticen en gran medida la seguridad de la red.

Por su parte, Apple ha llevado las cosas a otro nivel. Los servicios de Homekit no solo ofrecen toda una plataforma de interconexión para tus equipos electrónicos usuales más los aparatos inteligentes del hogar. De hecho, también se está perfeccionando para que, otros elementos como las cámaras HomeKit, tengan la posibilidad de realizar grabaciones encriptadas y almacenadas en iCloud, espacio al que Apple dice no acceder. Un detalle que le ganó un encontronazo fuerte con el FBI en año pasado.

¿Es iOS de Apple el sistema operativo más seguro?

Basados en la comparación que hemos hecho, podemos notar que, salvo contadas diferencias, en realidad iOS 13 y Android 10 no están tan alejados el uno del otro. Sin embargo, al mencionarlos y a sus desarrolladores (iOS con Apple y Android con Google) la percepción inmediata es que el primero ofrece más ventajas.

¿Por qué? En general se trata de un mero asunto de imagen. Apple se ha encargado de presentarse al público una y otra vez como la alternativa que no husmeará en sus asuntos y que no recolectará datos a escondidas. Por su parte, Google jamás ha declarado tal cosa. Entonces, aunque ha mantenido un bajo perfil y hasta ha “normalizado” sus procesos de recolección de datos (¡A que te gusta que el Doodle de Google te felicite en tu cumple!), la constante publicidad de Apple hace que este se vea como una opción menos segura. Esto a pesar de que, como vemos, cuando ponemos las cartas sobre la mesa, las manos están bastante parejas.

El Android 11 y el iOS 14 deberían llegar al mercado este año y, con ellos, deberían venir nuevos cambios en los sistemas de seguridad. Por los momentos, en las proyecciones para el iOS 14 no se han mencionado grandes mejoras en cuanto a la privacidad, y tampoco se ha escuchado algo similar de Android. Habrá que esperar para ver si en esta próxima entrega Apple hará movimientos para que sus acciones le hagan honor a la fama que tan cuidadosamente se ha construido.