La mielitis flácida aguda (AFM) es una rara enfermedad que afecta los niños y que, por sus características, ha llegado a ser comparada con la poliomielitis (polio). Sin embargo, no son totalmente iguales y esta, particularmente, por su rareza, ha sido difícil de estudiar. Por lo que, incluso ahora, es mucho lo que no se sabe sobre esta enfermedad.

Por lo general, afecta al sistema neurológico al atacar a la materia gris que se encuentra en un área de la médula espinal. Con su llegada, luego de una enfermedad respiratoria o un cuadro de fiebre, pueden producirse otros síntomas como la debilidad repentina en los brazos y en las piernas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por las siglas en inglés) de Estados Unidos, al menos 600 casos se han diagnosticado en el territorio desde el 2014, año en el que el rastreo de la enfermedad inició. Por su parte, han sido pocas las muertes que se han relacionado con la enfermedad. Pero, sí han ocurrido.

Para poder conocer un poco más de esta particular condición, investigadores del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, de la Universidad de Purdue y de la Universidad de Wisconsin-Madison han unido fuerzas. Ahora, su trabajo en conjunto ha dado frutos, ya que se han topado con un anticuerpo que podría hacerle frente a la enfermedad.

Una nueva posibilidad nace en los laboratorios

Gracias a sus investigaciones, han conseguido aislar en pruebas de laboratorio unos anticuerpos monoclonales humanos que podrían detener el avance de la AFM. Para encontrarlo, los científicos aislaron las células sanguíneas productoras de anticuerpos.

Todas estas provinieron de niños que anteriormente habían sido infectados por el enterovirus D68 (EV-D68). Estos se tratan de un tipo de virus respiratorios que se han asociado con la aparición de la AFM en los infantes.

Luego de que se tuvieron las muestras listas, se fusionaron con otras células de mieloma de rápido crecimiento. Esta mezcla dio como resultado que las células de la sangre reaccionaran y generaran los anticuerpos monoclonales antes mencionados. Durante los estudios de laboratorio, dichos defensores microscópicos lograron neutralizar la enfermedad al atacar a las células de crecimiento rápido.

Actualmente no existe un tratamiento específico

Para estos momentos la AFM se trata de una enfermedad sin cura específica. A pesar de que existen algunos tratamientos que buscan mermar los síntomas, no existe un camino seguro para hacerle frente.

Ahora, la llegada de estos nuevos anticuerpos humanos podría ser la clave para desarrollar nuevos tratamientos y medicamentos. Por ahora, se ha comprobado que estos, al menos parcialmente, pueden frenar la enfermedad. Debido a lo cual, si se continúa con las investigaciones, podría ser posible perfeccionar el método y ubicar una solución mucho más eficiente para erradicar esta enfermedad.

Un futuro prometedor

“Nos entusiasmó aislar potentes anticuerpos humanos que inhiben este devastador virus similar a la polio, y estos estudios serán la base para llevarlos a ensayos clínicos”.

Esto fue lo que comentó el director del Centro de Vacunas Vanderbilt, el doctor James Crowe. Con esta afirmación, se ratifica la intención de los investigadores de llevar estos hallazgos al siguiente nivel.

Por ahora, las pruebas en ratones realizadas en la Universidad de Purdue mostraron que, al inyectar los anticuerpos en las criaturas, estas después mostraron resistencia a variadas enfermedades respiratorias y neurológicas asociadas con el virus EV-D68. En consecuencia, esto sienta las bases para que, en un futuro cercano, los ensayos clínicos mencionados por Crowe comiencen a llevarse a cabo.

Referencia:

Human antibodies neutralize enterovirus D68 and protect against infection and paralytic disease: DOI: 10.1126/sciimmunol.aba4902