Como su nombre lo indica, las células madre son aquellas que tienen la capacidad de dividirse y dar lugar a una amplia variedad de células, ya sean también madres o especializadas. Esto en particular les confiere un importante valor en materia de salud, ya que permite aplicarlas en la medicina regenerativa para tratar diferentes enfermedades, un enfoque eficaz que sugiere una cura definitiva para muchas de ellas.

Pero el proceso no es tan fácil como parece. Los expertos han planteado una limitación importante en su aplicación con fines terapéuticos: la calidad de las células madre generadas a nivel de laboratorio a partir de células adultas, que incide en su eficiencia a la hora de generar las células especializadas.

Sin embargo, un equipo de investigadores de la División Celular y el Grupo de Cáncer del Centro Nacional de Investigación del Cáncer (CNIO), presentó una solución a este problema en The EMBO Journal.

Añadir microARN 203

El equipo descubrió una secuencia de ARN, llamada microARN 203, que se encuentra en las primeras etapas embrionarias, incluso antes de que el embrión se implante en el útero. En este momento, las células madres tienen su capacidad máxima para generar todos los diferentes tejidos que irán dando forma al nuevo ser.

Entonces añadieron la microARN 203 a las células madre en su laboratorio a fin de evaluar su potencial para mejorar la calidad de sus cultivos. El resultado fue asombroso y prometedor: la molécula mejoró significativamente la capacidad de las células madre de humanos, murinos, y de ratones genéticamente modificados, para convertirse a otros tipos de células.

Acción rápida y duradera

Algo que también llamó la atención fue el tiempo en que se produjeron los cambios. Tras añadir la molécula de ARN, solo pasaron cinco días para que aumentara el potencial de las células madre en diferentes escenarios, lo cual se mantuvo en el tiempo.

Cuerpo embrionario de ratón con múltiples tipos de células (en diferentes colores) generadas in vitro luego añadir microARN 203. Fuente: CNIO.

“Los resultados fueron espectaculares, tanto en células de ratón como en células humanas. La aplicación de este microARN por solo 5 días aumenta el potencial de las células madre en todos los escenarios que probamos y mejora su capacidad para convertirse en otras células especializadas, incluso meses después de haber estado en contacto con el microARN”, explicó María Salazar-Roa, investigadora del CNIO, primera autora del artículo.

Los investigadores destacan también que las células modificadas por la adición de microARN 203 mostraron ser más eficientes en la generación de células cardíacas funcionales, lo cual resulta prometedor no solo como terapia para enfermedades cardíacas sino también otras de carácter degenerativo.

Los pioneros en el enfoque terapéutico de las células madre, Sir John B. Gurdon y Shinya Yamanaka, recibieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2012 por esta idea. Desde entonces, se ha trabajado en mejorar su eficacia a fin de proveer tratamientos más efectivos, pero este estudio en particular constituye una opción simple y rápida para mejorar su potencial in vitro e in vivo.

Referencia:

CNIO team develop a technology to improve effectiveness of stem cells in regenerative medicine. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2020-07/cndi-ctd063020.php