Envejecer es un proceso natural, pero temido por muchos, y no necesariamente por temas de estética. La preocupación radica en la salud, que suele deteriorarse con el paso de años y dependiendo del estilo de vida, y en cómo influye esta en la vida laboral de las personas.

El pasado 14 de mayo se aprobó en Reino Unido una ley de pensiones que, entre otras cosas, propone modificar la edad legal de jubilación en función del aumento de la esperanza de vida en su población. Por el momento, establece que la edad de las pensiones estatales aumentará de 65 a 66 años para hombres y mujeres para octubre de este año, y aumentará a 67 años para 2028.

Y ahora un nuevo estudio publicado en The Lancet Public Health proporciona las primeras estimaciones de esperanza de vida laboral saludable para adultos de 50 años en Inglaterra. Los investigadores de la Universidad de Keele y la Universidad de Newcastle estiman que, en promedio, a partir de dicha edad, las personas pueden esperar estar saludables y activas en el trabajo durante nueve años más.

Vida laboral saludable desde los 50 años en Reino Unido

Los investigadores extrajeron datos de de 15,284 hombres y mujeres de 50 años o más del English Longitudinal Study of Aging (ELSA) entre 2002 y 2013 a fin de identificar el número promedio de años que las personas están saludables y aptas para trabajar desde dicha edad. Su análisis reveló diferencias importantes determinadas por factores como el sexo, las privaciones, el tipo de trabajo y el lugar en que viven los participantes.

En primer lugar, descubrieron que a partir de los 50 años, los hombres pueden esperar estar saludables y en el trabajo por más tiempo que las mujeres, (10.9 años contra 8.3 años en promedio).

También notaron que el número de años que las personas estuvieron sanas y trabajando fue menor para aquellos que realizaban trabajos manuales en comparación con los que llevaban a cabo trabajos no manuales en promedio de un año.

Mientras que la ubicación también causó diferencias notables: la esperanza de vida laboral saludable fue 4.5 años menor para aquellos que viven en el noreste de Inglaterra en comparación con los que viven en el sureste. Los mejor ubicados tenían la vida laboral saludable más larga, de 11 años desde los 50 años, mientras que los que vivían en las zonas más desfavorecidas tenían la vida laboral saludable más corta, de apenas 6.8 años en promedio.

¿Trabajar ayuda a mantener la salud?

Además, las personas que no están tan sanas pero que aún trabajan a los 50 años, vuelven a tener salud y se mantienen en el trabajo por ocho años más desde dicha edad. Mientras que los que son saludables y no trabajan a los 50 años tienen una esperanza de vida laboral saludable inferior, de seis años.

Por último, la expectativa de vida laboral saludable era de solo tres años para las personas que no son saludables y no trabajan a los 50 años. Con esto, los investigadores concluyeron que la edad promedio de las personas que trabajan y están sanas es 59 años.

Estos resultados apoyan algo planteado por muchos expertos, e incluso observado por las personas. Trabajar, de alguna forma, favorece la salud de los mayores. Aunque bien sabemos que otros factores, como el tipo de trabajo, las condiciones económicas y el mismo interés por el trabajo pueden variar las opiniones.

Referencia:

Population-based estimates of healthy working life expectancy in England at age 50 years: analysis of data from the English Longitudinal Study of Aging. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2468266720301146?via%3Dihub