No es un secreto que las lesiones craneales se tratan de golpes particularmente peligrosos para el desarrollo integral de la vida de quienes los sufren. Al ponerse en peligro el bienestar del cerebro, muchos procesos en todo el organismo se ponen en juego y las consecuencias pueden llegar a ser tan graves como fatales.

Aun así, en deportes de contacto como el boxeo y el fútbol americano, por mencionar algunos, este tipo de lesiones no solo son una ocurrencia común, sino que se convierten en casi la norma para cualquiera que desee practicar el deporte.

¿Cómo ha afectado la pandemia a los australianos? Este informe arroja nuevos datos

En otras oportunidades, ya hemos hablado de cómo las contusiones pueden afectar la vida de los jugadores de fútbol americano, llegando a influir en incluso en elementos como su posterior desempeño sexual. Sin embargo, la lista de efectos negativos de las contusiones no termina allí.

De hecho, una nueva investigación recientemente publicada en AAN Neuroscience ha revelado con más detalle los efectos negativos de las lesiones craneales repetitivas (comunes en los deportes antes mencionados). Lo que ha reflejado de nuevo cómo estas no solo impactan en la situación inmediata del individuo, sino que dejan secuelas que pueden afectarlo a largo plazo.

Los peligros de la repetición

La investigación que se llevó a cabo incluyó a más de 13 mil individuos que participaron en el Registro de Salud del Cerebro basado en Internet. Se analizó transversalmente a través de una encuesta, estudio de antecedentes y variadas pruebas cognitivas a cada uno de estos.

Con la información obtenida, los investigadores fueron capaces de identificar dos variables importantes que podían influir en el desarrollo de problemas cognitivos y depresivos. Estos fueron el sufrir una lesión cerebral traumática (TBI, según sus siglas en inglés) y, además, el efecto que el padecer estas repetitivamente puede ocasionar.

La ansiedad puede llevar a la depresión a habitantes de países con bajos recursos

Ya que, según sus resultados, las contusiones craneales pueden aumentar sus efectos secundarios y sus secuelas en el tiempo. Para esto, solo es necesario que su ocurrencia y repetición aumente.

En pocas palabras, comprobaron que el sufrir de varias de estas lesiones puede causar efectos negativos en el individuo. Además, resaltaron que estos se manifestarán no solo a corto plazo sino que pueden presentarse hasta décadas después de la lesión. Asimismo, finalmente también pudieron asociar los impactos craneales repetitivos con el desarrollo de problemas depresivos a largo plazo en los individuos.

De hecho, detectaron una relación dosis-respuesta directamente proporcional específicamente entre los años de práctica de fútbol americano y la posterior aparición de enfermedades cognitivas degenerativas. Esto sin que otras variables como el sexo, la edad, la etnia o el nivel educativo fueran relevantes.

Las contusiones repetitivas y la depresión

Para hacer referencia específicamente a la relación entre las lesiones craneales y la depresión, el asociado de neurología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston y codirector de Centro clínico de la enfermedad de Alzheimer de esta, Michael Alosco, ha declarado:

“Los hallazgos subrayan que los golpes repetitivos en la cabeza, como los de la participación en deportes de contacto o el abuso físico, podrían estar asociados con síntomas de depresión en la edad adulta”.

Acá cabe destacar que el estudio no solo abarcó los efectos de las contusiones en jugadores de deportes de contacto. De hecho, también puso atención a otros orígenes de estas como el abuso o incluso la guerra. De forma que, con esto, se cubren todos los posibles orígenes de estos problemas.

Sin embargo, sin importar la procedencia de dichas lesiones, las respuestas de mantuvieron iguales. Las personas sin historial de TBI fueron mucho menos propensas a desarrollar problemas depresivos a largo plazo. Asimismo, aquellos que tenían antecedentes de lesiones craneales repetitivas, fueron incluso más dados a presentar estados depresivos.

Las contusiones repetitivas y los procesos cognitivos

Un proceso muy similar al presentado con los estados depresivos se dio con el desarrollo cognitivo. Las personas sin historial de TBI tuvieron un mejor desempeño general en las pruebas de memoria, aprendizaje, velocidad de procesamiento y tiempo de reacción. Por su parte, los que solo reportaron un incidente de TBI también tuvieron resultados mejores que quieres declararon variados incidentes con contusiones cerebrales.

OMS afirma que la pandemia ha causado efectos psicológicos preocupantes

Contusiones craneales: ¿Un destino sellado y firmado?

A pesar de que la relación entre las contusiones repetidas con problemas depresivos y cognitivos ha quedado claramente demostrada, esto no implica sea una regla inquebrantable. De hecho, el autor principal y director de investigación clínica en la Universidad de Boston, Robert Stern, se ha dado a la tarea de recalcar:

“Cabe señalar que no todas las personas con antecedentes de golpes repetitivos en la cabeza desarrollarán problemas en el futuro con el funcionamiento cognitivo y la depresión. Sin embargo, los resultados de este estudio proporcionan evidencia adicional de que la exposición a impactos repetitivos en la cabeza, como a través del juego rutinario de fútbol americano, juega un papel importante en el desarrollo de estos problemas cognitivos y emocionales de la edad adulta”.

En pocas palabras, esta investigación permite entender con más claridad los posibles orígenes de estas condiciones. Por lo que, en un futuro, se podría trabajar para comprender cómo disminuir su posibilidad de ocurrencia al proteger a los individuos más eficientemente contra las contusiones.

Referencia:

The Late Contributions of Repetitive Head Impacts and TBI to Depression Symptoms and Cognition: https://doi.org/10.1212/WNL.0000000000010040

Más en TekCrispy