Hace poco informamos que la pandemia de COVID-19 está acelerándose en lugar de mitigarse. Sí, muchos países han logrado controlar el virus, e incluso reducir casi en su totalidad los contagios en su territorio. Sin embargo, en otros las tasas de infección diaria siguen incrementándose, y la situación está lejos de mejorar.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es consciente de ello, y en un comunicado reciente su director general, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que el fin de la pandemia “ni siquiera está cerca”.

Más de 10 millones de casos de COVID-19

La reflexión de Adhanom coincide con la confirmación de que el coronavirus SARS-CoV-2 ha contagiado a más de 10 millones de personas en todo el mundo desde que se anunció su existencia en diciembre de 2019. El dato proviene de la base de datos que gestiona la OMS, la cual recibe la información proveniente de las autoridades sanitarias de cada país.

Además, en los últimos cinco días se han acumulado un millón de casos nuevos, lo cual se suma a la evidencia que confirma que la curva de infecciones sigue ascendiendo a pesar de los esfuerzos hechos hasta ahora.

“El virus tiene todavía mucho espacio para moverse, todos queremos que esto termine, todos queremos volver a la normalidad, pero la realidad es que esto ni siquiera está cerca de terminar”, declaró el director general de la organización de las Naciones Unidas.

Lo peor está por venir

La OMS ha sido acusada en varias oportunidades de favorecer a China en medio de esta emergencia, informando de manera tardía al mundo sobre la nueva enfermedad. Las críticas provienen de diferentes países, aunque uno de los que más ha destacado en ello ha sido Estados Unidos, precisamente uno de los más afectados.

¿Por qué los pacientes con lupus se ven particularmente afectados por la pandemia COVID-19?

Adhanom también se pronunció al respecto, y al hablar de la supuesta politización de la organización durante la pandemia, dijo que es esencial “resolver los problemas de falta de unidad nacional, de división y de falta de solidaridad global, que están ayudando a que el virus se expanda”.

Y es que en Estados Unidos y otros países del mundo, la falta de coordinación entre las autoridades, la respuesta tardía de distanciamiento social y la defensa de intereses políticos y económicos ha sido un factor impulsor de malos resultados.

“Lo peor todavía está por venir”, ha advertido Tedros. “Con este tipo de entorno y condiciones, tememos lo peor, y es por eso que tenemos que luchar juntos”, añadió Adhanom durante su comunicado.

Estados Unidos es uno de los países más afectados, situación que no ha podido cambiar y que podría empeorar con los estallidos sociales que ha experimentado en los últimos meses. Pero ahora países de Latinoamérica como Brasil está recibiendo mayor atención de los medios por su elevada tasa de contagios y muertes, al igual que India, que a pesar de haber implementado el distanciamiento social, ha experimentado un incremento preocupante de sus caso.

Más en TekCrispy