La Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) y AMD trabajan en conjunto para expandir su supercomputador que controla los datos del Large Hadron Collider o Gran Colisionador de Hadrones (LHC) con la finalidad de crear una versión mucho más potente.

El LHC es un anillo de alta tecnología que mide 27 km de longitud y se encuentra ubicado en un laboratorio oculto bajo tierra. Este acelerador de partículas, según los científicos, ofrecerá muchas respuestas a preguntas relacionadas con el universo.

CERN y AMD presentan una nueva versión del supercomputador

De acuerdo con la fuente, esta asociación entre CERN y AMD le proporcionará al LHC una nueva actualización gracias a los chips AMD EPYC-7742 de 64 núcleos basados en Zen, quienes se encargarán de correr Linux para todas las aplicaciones científicas que allí se realizan.

Sus imanes superconductores aceleran las partículas por una tubería y las harán colisionar para obtener datos de evento mediante una serie de sensores. Una colisión de partículas que producirá una transferencia de 40 TB/s de datos que serán almacenados y analizados al instante.

Nuevos controladores de AMD Radeon Pro 5600M mejoran Windows 10 en las MacBook Pro

La nueva supercomputadora y sus beneficios a la ciencia

Niko Neufeld, gerente de proyectos en el CERN, señala que el uso del EPYC-7742 reducirá en un tercio el número de servidores implementados, una característica que acorta la latencia y permite obtener un sistema compacto.

Además de ello, Neufeld mencionó que aunque este no cuenta con el poder de procesamiento de los equipos de Google y/o Facebook, el uso de EPYC acompañado de cuatro tarjetas de red Mellanox de 200 Gbit InfiniBand por servido, no solo podría duplicar su capacidad, sino también permitiría que el procesamiento de datos se ejecute sin cuellos de botella.

Finalmente, se conoció que el CERN planea realizar una inversión de 20.000 millones de euros en la segunda generación de el LHC, un Futuro Colisionador Circular (FCC) que se espera comience a operar en el 2040 — mientras que el LHC operará hasta el 2035–, tendrá 100 kilómetros de túnel –será más largo que el LHC– y operará a niveles energéticos más altos que llegan hasta los 100 TeV.

Más en TekCrispy