Los misterios que el espacio oculta son más de los que podríamos imaginarnos. Poco a poco, la ciencia nos ha permitido adentrarnos cada vez más en estos e ir conociendo tramo a tramo algunos de sus recovecos.

No obstante, la verdad sea dicha, aún es mucho más lo que desconocemos sobre este que lo que sabemos con certeza. Por este motivo, las investigaciones de este campo nunca paran y constantemente se encuentran tras la pista de posibles nuevos descubrimientos.

En este caso, los portadores de la más reciente noticia han sido Chris Fox y Paul Wiegert de la Western University en Canadá. Ambos han unido fuerzas y utilizado las capacidades del reconocido telescopio espacial Kepler para intentar identificar exolunas fuera de nuestro sistema solar. Ahora, los resultados que han obtenido van más allá de las expectativas.

El misterio de las exolunas

Específicamente, se conoce como exoluna a cualquier satélite natural que orbite alrededor de un planea o enana marrón que se ubique fuera de nuestro sistema solar. Dentro de este, ya hemos sido capaces de identificar más de 200 lunas, y aún quedan más por descubrir.

Sin embargo, fuera de él, a pesar de haber ubicado gran cantidad de exoplanetas, no ha habido la misma suerte con las exolunas. Por esto, el anuncio de Fox y Wiegert, sobre haber ubicado no una sino seis posibles candidatas a exolunas ha dejado al mundo con ganas de saber más.

Seis de los ocho exoplanetas estudiados podrían tener exolunas

La investigación que los astrónomos llevaron a cabo con el telescopio espacial Kepler tomó en cuenta ocho exoplanetas que presentaban lo que se conocía como variación de tiempo de tránsito.

Cuando un planeta solitario orbita  una estrella, este tiene una trayectoria estable. Cuando esta comienza a mostrar fluctuaciones, es porque probablemente existe otro cuerpo celeste cuya gravedad afecta el movimiento del planeta.

En este caso, los investigadores se dieron a la tarea de probar diferentes teorías y averiguar si las fluctuaciones podían ser explicadas por la presencia de exolunas o de exoplanetas.

¿Exoluna o exoplaneta?

En este caso, dos de los ocho exoplanetas arrojaron datos que señalaban más a un posible segundo exoplaneta orbitando su misma estrella. Ahora, los otros seis no presentaron datos que concordaran con esta explicación.

Por lo que, por ahora, se fortalece la hipótesis de que cada uno de ellos podría tener, por lo menos, una exoluna. De esta forma, se podrían confirmar las primeras lunas más allá de nuestro sistema solar –además de la mencionada por la NASA en el 2018, pero que no ha podido ser propiamente estudiada debido a su lejanía.

¿Es muy pronto para sacar conclusiones?

A pesar de que no ha sido posible ofrecer una explicación diferente a la presencia de exolunas para el fenómeno variación de tiempo de tránsito en estos exoplanetas, esto no sugiera de inmediato que estas se encuentren verdaderamente allí.

De hecho, David Kipping, científico de la Universidad de Columbia, quien no participó en la investigación comenta: “En realidad, es bastante raro encontrar un objeto cuyas variaciones de tiempo de tránsito no puedan explicarse por una exoluna”.

Con esto, hace referencia a que, aunque las variaciones estén allí, y preliminarmente no parezcan causa de un exoplaneta, no indica que las causantes de estas sean las exolunas. Para poder afirmarlo, serían necesarios más estudios y un nivel de detalle en las herramientas de medición que todavía no se tiene.

Sin embargo, la curiosidad por conocer el secreto que guardan estos seis exoplanetas ya ha calado en la comunidad científica. Por lo que, más temprano que tarde podremos escuchar hablar de los nuevos descubrimientos que se han hecho en estos y otros espacios fuera de nuestro sistema solar.

Referencia:

Exomoon Candidates from Transit Timing Variations: Six Kepler systems with TTVs explainable by photometrically unseen exomoons: https://arxiv.org/abs/2006.12997