Si durante el desarrollo embrionario los conductos de Müller no se fusionan, se puede producir un amplio espectro de malformaciones del tracto reproductivo femenino, que van desde una variación menor en la forma uterina hasta la ausencia o duplicación completa del útero, el cuello uterino y la vagina.

Una condición llamada útero didelfo, también conocida como “útero doble”, es una de las menos comunes entre las anomalías del conducto de Müller. El útero didelfo se origina por la falta completa de fusión de estos conductos, lo que resulta en dos cavidades uterinas y cervices separados.

Un hecho muy improbable

La concepción gemela natural en cada cavidad del útero didelfo es una entidad muy rara y hasta la fecha solo se han reportado unos pocos casos, desde que en 1927 se registró formalmente el primer caso.

Kelly tiene dos úteros y está embarazada de un gemelo en cada uno, un caso que ha sido descrito por lo médicos como 1 en 50 millones.

Debido a su rareza, el útero didelfo con concepción gemelar dicavitaria natural sin ningún tratamiento de fertilidad no se ha investigado ampliamente, por lo que se desconoce la tasa exacta de ocurrencia en la población general, pero se asume que es un hecho muy improbable.

Es por eso que el caso de Kelly Fairhurst, de 28 años de edad, resulta tan llamativo, ya que representa un caso de gestación gemelar dicavitaria en un útero doble. En términos simples, eso significa que Kelly tiene dos úteros y está embarazada de un gemelo en cada uno, un caso que ha sido descrito por los médicos como 1 en 50 millones.

Particular noticia

Kelly, que ya tiene dos hijas, de tres y cuatro años, se enteró que tenía útero didelfo cuando acudió al obstetra para una realizarse una exploración de rutina a las 12 semanas de su más reciente embarazo. Ante la particular noticia, la joven madre comentó: “En ese momento solo me sentí increíblemente agradecida de que esto haya pasado y poder tener dos bebés realmente increíbles”.

El útero didelfo se origina por la falta completa de fusión de los conductos de Müller, lo que resulta en dos cavidades uterinas y cervices separados.

Los médicos le informaron a Kelly, que vive en Braintree, Essex, que podría tener dos partos separados y que el plan es que tuviera a los dos bebés por cesárea.

Al igual que otras anomalías del conducto de Müller, el didelfo uterino se asocia con diversas complicaciones obstétricas, como abortos espontáneos, mala presentación, parto prematuro, ruptura prematura de la membrana, restricción del crecimiento intrauterino y la necesidad de parto quirúrgico.

La primera hija de Kelly, Agyness, de cuatro años, nació ocho semanas antes, mientras que Margot, de tres años, nació seis semanas antes de tiempo. Aunque Kelly teme la probabilidad de que el nacimiento de los gemelos sea prematuro, confía en el buen manejo que los obstetras tendrán de su muy peculiar embarazo.

Referencia: ‘One in a 50m chance’: woman with two wombs carrying a twin in each. The Guardian, 2020. https://bit.ly/2ZbGhCe