Estamos a horas de que se estrene la temporada final de ‘Dark’ en Netflix y es claro que tenemos muchas interrogantes sobre cómo será el desenlace de la serie del momento que nos ha hecho cuestionar el concepto del tiempo y de nuestro papel en el universo.

Mientras que muchos fanáticos no quieren cantar victoria con el final –sobre todo aquellos que tuvieron la desdicha de presenciar uno como el de ‘Lost’–, las críticas no se han hecho esperar adelantando que quizás sea uno de los mejores finales que se han escrito para televisión en las últimas décadas.

Es por ello que hemos querido aproximarnos no a un posible final con elaborados árboles genealógicos y viajes en el tiempo, sino a una comprensión general del tiempo y del Apocalipsis que puede traer ‘Dark’ en su desenlace. Para ello hemos conversado con el padre Luis Ovando s.j. –rector de un colegio jesuita en Venezuela y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello, núcleo Guayana– sobre cómo se perciben estos conceptos desde una perspectiva bíblica. Además, exploraremos algunos conceptos filosóficos y científicos que se mencionan en la serie.

Entendiendo ‘Dark’ desde el género apocalíptico

Lamentamos defraudar sus teorías, pero, el mundo no se va a acabar. Al menos no como siempre nos lo han pintado. El Apocalipsis no implica el fin de nuestros tiempos. De acuerdo con el padre Ovando s.j., esta versión hollywoodense que hemos comprado a la industria del cine y la televisión tiene como resultado “la inmadurez humano-religiosa y el fundamentalismo religioso”. Vamos, hemos estado interpretando mal el libro final de la Biblia durante todos estos años.

En realidad, de ninguna manera el libro del Apocalipsis plantea un final. El término griego Apokálypsis significa “revelación” y quien escribe desde el género apocalíptico lo hace para llevar un mensaje de alerta “a las personas sobre el futuro inminente, usualmente catastrofista, si no se toman las medidas necesarias a tiempo”.

A pesar de que las escrituras apocalípticas se le han atribuido a gran variedad de autores, el libro final del Apocalipsis lo escribe Juan, quien ejerce como figura vidente que nos advierte de eventos futuros, no desde el miedo a un desenlace fatal, sino desde un mensaje de esperanza, de que el bien siempre triunfa sobre el mal.

No resulta entonces descabellado asociar a Juan con Jonas –ambos nombres son equivalentes en idiomas diferentes–, un hombre que ha visto el futuro y viaja a nuestro presente para evitar que suceda ese escenario tan terrible que ha visto. Se trata de una oportunidad de hacer las cosas bien esta vez. Una interpretación es muy literal, claro está, pero hay paralelismos interesantes que hemos tomado de nuestra conversación.

Jonas actúa como el mensajero que trae noticias sobre el futuro, para dar una oportunidad a los personajes de modificar los eventos que ya han ocurrido.

De acuerdo con la explicación que se narra en ‘La Biblia de nuestro pueblo’, el “escritor apocalíptico se sitúa por lo general en una coyuntura de cambio o vuelco decisivo de la historia”, lo cual nos lleva a pensar que no se trata de una repetición infinita de los hechos como nos plantea Nietzsche con el eterno retorno. Según esta concepción filosófica, el tiempo se plantea como una repetición del mundo el que este se extinguía para volver a crearse, y como ya vemos que el Apocalipsis en sí nunca implica un fin, esta teoría queda completamente descartada. Al menos desde la aproximación de la Biblia.

El ouroboros o uróboro es una representación mitológica que ejemplifica el eterno retorno, el ciclo que siempre se repite. Imagen: Xilografía de Lucas Jennis, Dominio público.

Si nos vamos a la serie, ‘Dark’ siempre habla del Apokalypse –el término en alemán–, no del fin del mundo, explícitamente, por lo que, muy probablemente, estemos ante una narrativa más cercana a la interpretación que le da Ovando s.j. al libro del Apocalipsis, aunque para el padre, Baran bo Odar y Jantje Friese –los creadores de la serie– nos plantean una versión hollywoodense y fatalista.

La cultura pop se ha hecho eco de que ‘Dark’ ha predicho el fin del mundo siguiendo su simbología y señales desde una interpretación literal del libro del Apocalipsis en la Biblia. Ya veremos que no existe tal cosa.

Ese inexplicable concepto que es el tiempo

Aquí es donde comienzan los enredos. Intentar definir el tiempo como algo más que la simple descripción de ser una magnitud física que mide la duración de los hechos, resulta absolutamente complejo y requeriría de un artículo únicamente para hablar del tema. Sin embargo, ya que estamos hablando desde el género apocalíptico, se hace necesario abordarlo desde este enfoque.

El tiempo como algo infinito que no se puede romper

Adam le ha declarado la guerra al tiempo, ¿podrá salirse con la suya?

En la segunda temporada, Adam revela el plan que Sic Mundus tiene para formar un nuevo mundo sin tiempo, un mundo sin Dios. Lo plantea con estas palabras:

“Somos lo contrario a una religión. Le hemos declarado la guerra al tiempo. Al tiempo y con él, a Dios. Vamos a crear un mundo nuevo. Sin tiempo, sin Dios”.

Entender el tiempo como concepto dentro de ‘Dark’ puede llegar a ser muy difícil, pero es posible tomar algunas definiciones desde distintos puntos de vista. Uno es el religioso, como se presenta en esta frase: el tiempo es Dios, es Alfa y Omega, el principio y el fin. Otro es desde el calendario lunisolar, el ciclo de los 33 años, algo que termina para volver a repetirse –como el eterno retorno–; y otra aproximación sería desde la ciencia, específicamente desde todas las ramas de la física, en el cual se nos iría prácticamente todo un artículo aparte.

No obstante, a pesar de todas las definiciones de tiempo que podemos ver en la serie, nos compete ahora interpretarla desde el género apocalíptico. Según lo aclarado por el padre Ovando s.j., el tiempo en la Biblia se nos presenta como “lineal y positivo”, es progresivo y “se avanza siempre”, por ende, se trata de algo infinito.

‘Dark’ muestra diversos conceptos del tiempo. Si bien también habla del eterno retorno, también habla del infinito como un nudo que no se puede romper.

Un breve paréntesis. Desde la filosofía, Santo Tomás de Aquino plantea en el argumento cosmológico que existe una posibilidad de que el Universo no tenga un principio, es decir, un infinito incapaz de romperse. Tal vez puede que los hechos representen un quiebre en la historia, pero jamás el tiempo porque representa a Dios.

Volviendo a la Biblia, la concepción del tiempo en el Nuevo Testamento se divide en dos acepciones, según nos menciona Ovando s.j.: Kronos y Kairós. La primera, cronológica, lo lineal, mientras que la segunda plantea el momento propicio dentro del Kronos para ejecutar una acción específica. Según nos instruye el padre, el tiempo en el Apocalipsis es Kairós, pues es el momento preciso para revelar el mensaje de eventos futuros que ya sucedieron.

¿Eventos futuros que ya sucedieron?

Antes de que comiencen a replicar este gif, les explicaremos cómo es eso del futuro que ya pasó. De hecho, eso es lo que refleja ‘Dark’ durante toda la serie, es la manera en la que se plantea el tiempo. Jonas –mejor conocido como El Extraño– viene del futuro para darle un mensaje a Jonas en 2019, quien a su vez deberá viajar al pasado para cambiar o corregir su presente y, en consecuencia, su futuro. Es decir, en las palabras de Ovando s.j.: “el futuro, para que pueda ser tal futuro, ha de apoyarse en su pasado para poder hacer acto de presencia en nuestro presente”.

Lo que se plantea con el Apocalipsis en este caso no es un mensaje catastrófico que implique el fin de nuestros tiempos, todo lo contrario, se trata más bien de una “posibilidad real de revertir el resultado”. ¿Puede ser por esta razón que en el tráiler de la tercera temporada vemos en un punto que todo comienza a ir en reversa?

Planteándolo de esta manera, vemos que no todo estará perdido en la historia, aunque primero se deberá librar la guerra. Pero si la guerra no es contra Dios, claro está –aunque eso parezca por la declaración de Adam–, ni contra el Anticristo que bien podría ser Adam, ¿contra quién o a qué se rebelarán los personajes de ‘Dark’?

Tomando el contexto en el que se escribió el libro del Apocalipsis, la guerra apocalíptica se libra contra “Roma y su sistemática maquinaria aniquiladora de los cristianos”, o en nuestro caso muy particular –paralelismos ficticios–: Winden y la central nuclear que siempre ha estado ligada a extrañas desapariciones.

¿Es el verdadero enemigo Winden? Desde la visión apocalíptica, la guerra no se libra contra Dios ni contra el Anticristo, sino contra el sistema aniquilador de Roma como imperio.

¿Y qué ocurre con nuestro tiempo en el universo?

Los actores de ‘Dark’, especialmente los que interpretan a las dos versiones de Jonas –la del futuro, Andreas Pietschmann, y al del presente, Louis Hofmann– reflexionaron en una entrevista sobre cómo todo está conectado y si es por destino o si es por una cadena de causalidades. Pero en la serie nos lo plantean aún más complicado con esta frase de Adam:

“El Dios al que la humanidad reza desde hace milenios, el Dios que todo lo mantiene unido, ese Dios no es otra cosa que el tiempo en sí mismo. No es una entidad que piensa y actúa, sino un principio físico que se presta tan poco a negociar como el propio destino. Desde el instante en que nacemos, nuestras vidas se consumen como la arena de ese reloj, y la muerte es un horizonte irremediable. Nuestro destino no es más que una concatenación de causas y efectos”.

Es inevitable peguntarse que, si nuestras acciones definen nuestras acciones, ¿es posible modificar el tiempo o simplemente todo ya está escrito y venimos a cumplir un papel por destino? Según la opinión de Ovando s.j., esta pregunta tiene una base más bien de origen teleológico. La teleología es una rama de la metafísica que define que “la marcha del universo es de fines que las cosas tienden a realizar, y no una sucesión de causas y efectos”.

Bajo esta definición tenemos dos respuestas: una contradice lo que dice Adam sobre las causalidades, otra plantea un choque entre el determinismo –la predestinación de nuestra misión en la Tierra– y la eterna pregunta de si tenemos libre albedrío o si todo es una ilusión. Esta pieza del rompecabezas es la que esperamos que los creadores de ‘Dark’ respondan en el final de la serie.

Conclusiones: ¿Cómo será el desenlace de ‘Dark’?

Bajo esta interpretación del libro del Apocalipsis hemos podido concluir que no existe tal cosa como “el fin del mundo”. Si bien ha sido una buena herramienta de marketing para vender el hype de la serie, no necesariamente es el mensaje que ‘Dark’ trae a nuestras pantallas.

Si bien se nos presentan escenarios bastante intrincados y trágicos nexos entre personajes, creemos que la idea de Baran bo Odar y Jantje Friese será precisamente la de plantear un escenario donde todas las locuras que han venido ocurriendo en Winden finalmente se disipen gracias a la labor de viajeros del tiempo como Jonas, Claudia y, más recientemente, Martha.

Estos últimos 33 años del ciclo lunisolar que nos llevará al 27 de junio de 2020 solo serán el último capítulo en las vidas de los personajes, pero no un fin definitivo de la misma. Lo único que con certeza llegará a su fin será esta increíble serie que nos ha hecho a todos pensar más allá de nuestros conocimientos y hacer divertidas y enredadas teorías sobre su desenlace.

Un final del que sin duda hablaremos tras su estreno.


Este artículo estuvo basado en el ensayo del padre Luis Ovando s.j. que presentará en el foro ‘Tiempo de D A R K: ¿Sic Mundus Creatus est? Análisis desde la perspectiva académica’, inspirado en una serie de preguntas que se realizaron para la elaboración de este artículo.