Apple

Apple decidió cerrar nuevamente algunas de sus tiendas en Estados Unidos, debido a un aumento de casos de coronavirus en diversas ciudades del país norteamericano. Después que la compañía de la manzana mordida había reabierto varias de sus tiendas minoristas el mes pasado, tomando las condiciones necesarias tras reactivar las actividades durante la pandemia del COVID-19.

El paso mes de mayo, Apple reabrió sus tiendas en Estados Unidos, tomando ciertas condiciones en sus servicios, debido a la situación actual del COVID-19, como entrega en los automóviles u otorgando citas previas para realizar cualquier compra, de igual manera obligando a sus clientes a cumplir las normas de salud mientras se encontraban en la tienda. Sin embargo, las cifras de contagiados se ha incrementado nuevamente en estados como Florida, Carolina del Norte, Oklahoma, Texas y Arizona lo que obligó a cerrar el 10 por ciento de los Apple store.

“Debido a las condiciones actuales de COVID-19, en algunas de las comunidades a las que servimos, estamos cerrando temporalmente las tiendas en estas áreas. Tomamos este paso con mucha precaución mientras monitoreamos de cerca la situación y esperamos que nuestros equipos y clientes regresen lo antes posible”, manifestó un portavoz de Apple a Bloomberg.

De acuerdo con Bloomberg, el 22 de junio, al menos 11 tiendas Apple fueron cerradas, ahora se suman otras más ubicadas en el estado de Florida, que ha sido el más estado más afectado por la decisión de Apple, con un total de 16 de sus 18 tiendas cerradas.

En este sentido, el número de sucursales de la compañía que se vieron obligadas a cerrar se incrementó 32, lo que significa que las tiendas minoristas de la compañía no abrirán sus puertas durante algún tiempo. El reporte señala que tras la última decisión de Apple, las acciones de la compañía luego de esta decisión cayeron un 0.5%.

De acuerdo a una declaración ofrecida por parte del director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Ahanom Ghebreyesus, el número de casos de coronavirus aumentó, dejando un record de 150.000 reportados este jueves. Lo que significa que la situación ha ido empeorando no sólo en los Estados Unidos, sino también en otros países.