Disney reinventará por completo su popular atracción Splash Mountain, luego de que controversiales críticas empezaran a afectar a la compañía por el trasfondo racista detrás de la historia de ‘Song of the South’, que inspira la dinámica del paseo.

Tanto en Disneyland, como en Disney World y Disney Tokyo, Splash Mountain ya no se centrará en la historia del sur, posterior a la Guerra Civil, que según las críticas despliega puros estereotipos raciales y problemáticos en cuanto a los afroamericanos. En cambio, el paseo celebrará la historia de la primera princesa de color Tiana, de la exitosa película animada ‘Princess and the Frog’, que se estrenó en el 2009.

De lo racista a lo correctamente contemporáneo

Desde su apertura en Disneyland de Anaheim, California (1989), pasando por su gran llegada a Magic Kingdom de Walt Disney World, en Orlando, Florida (1992), Splash Mountain siempre ha sido una de las atracciones clásicas que los asistentes no dejan de visitar cuando van al parque, por lo mismo, el cambio es necesario, ahora más que nunca.

Si bien Disney no ha revelado en qué momento y para cuándo la renovación estará lista, sí afirmaron que la historia se centrará en la princesa Tiana y en el increíble cocodrilo con talento para la música, llamado Louis.

“Tiana es una mujer moderna, valiente y empoderada, que persigue sus sueños y nunca pierde de vista lo que es realmente importante. Es una gran historia con un fuerte personaje principal, en el contexto de Nueva Orleans y el pantano de Louisiana”, comentó Disney en su comunicado revelado el día de hoy.

Con este cambio, Disney estaría escuchando las peticiones que comenzaron a principios de este mes en curso, que solicitaban que el parque eliminara la relación que tiene el popular paseo con la adaptación de Tío Remus, de ‘Song of the South’ (1946).

Sin duda alguna, estas peticiones tienen mucho que ver con la reciente ola de manifestaciones pacíficas, que empezaron luego del asesinato, en manos de la policía, de un hombre de color llamada George Floyd.

Al escuchar las peticiones, Disney no solo estaría marcando precedentes, sino que se evitaría cualquier conflicto o acto vandálico –el cual no estaría bien– por parte de cualquier protestante radical.