El consumo de cannabis es bastante popular, sobre todo en países en los que ya se ha legalizado. Sin embargo, la evidencia científica de sus efectos en el organismo sigue siendo bastante variada. Esta droga parece tener efectos positivos a corto plazo en pacientes con ciertas afecciones, pero aún se duda bastante de supuestas propiedades que han motivado a muchos a consumirla.

Y es que aunque muchos aseguren que esta puede relajarlos sin efectos secundarios a largo plazo, lo cierto es que el consumo de esta sustancia conlleva un riesgo potencial para la salud.

¿Por qué Jordania tiene la tasa de tabaquismo más alta del mundo?

Ahora un equipo de investigadores de la Universidad de Alberta que estudió la composición del humo de cannabis informó que este contiene una gran cantidad de compuestos tóxicos para los humanos. Sus resultados, publicados en la revista Scientific Reports, sirven como un llamado a crear conciencia sobre la nocividad del hábito de fumar marihuana.

Clasificando partículas en el humo de cannabis y de tabaco

Los investigadores usaron una “máquina de fumar”, con la cual simularon el proceso que ocurre cuando un pulmón extrae el volumen deseado de humo de las muestras de un cigarrillo estándar y un cigarrillo de cannabis. Escogieron los cigarrillos estratégicamente como punto de comparación porque se han estado estudiando durante décadas y existe mucha información sobre ellos.

El experimento consistió en dejar entrar el humo de alguno de estos dos productos en una bolsa grande para medir las propiedades de las partículas que lo componen con la instrumentación de aerosol disponible en el laboratorio. Entonces las clasificaron en función de características físicas, como el tamaño y la concentración, así como de algunas propiedades químicas.

La clasificación era un punto clave para determinar la nocividad de las partículas en cuestión, ya que, como indican los autores, el tamaño de las partículas determina en qué parte de los pulmones se depositarán.

“Ya sea en la garganta o en las vías respiratorias superiores, o si se transporta hasta los alvéolos, eso depende del tamaño de las partículas y sus otras características físicas”, explicó Robert Nishida, investigador y co-líder posdoctoral de la Universidad de Alberta.

Compuestos cancerígenos, mutagénicos o teratogénicos

Descubrieron que, entre los miles de millones de partículas que se encuentran en una sola bocanada de humo de cannabis, había 2.575 compuestos químicos, de los cuales lograron identificar 536. Entre estos, 110 ya han sido identificados como tóxicos para los humanos, ya sea porque son cancerígenos, mutagénicos o teratogénicos (químicos que pueden interferir con el desarrollo del embrión o feto).

Los investigadores destacan que a pesar de el tabaco tenía más compuestos tóxicos (173), las partículas presentes en el humo de cannabis eran aproximadamente un 29 por ciento más grandes.

Y en total, había 3,4 veces más masa de partículas en una articulación típica de cannabis que de un cigarrillo, y se refirieron a ella como alquitrán, una sustancia marrón pegajosa compuesta de partículas químicas tóxicas que quedan al quemar tabaco.

Es cierto que a pesar de la gran cantidad de estudios que se han realizado sobre los cigarrillos tradicionales, aún no hay demasiada certeza sobre algunos de sus efectos sobre la salud. Sin embargo, la evidencia recolectada hasta ahora es bastante convincente como para procurar evitarlo, y tal parece que esto aplica también para el cannabis.

Referencia:

Comprehensive characterization of mainstream marijuana and tobacco smoke. https://www.nature.com/articles/s41598-020-63120-6

Más en TekCrispy