La carrera por detener el avance del coronavirus está en un punto más intenso que nunca. Las posibilidades de que una segunda ola del COVID-19 este se presente son cada vez más grandes y la ciencia busca modos de evitar esto a toda costa.

Según las propias directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la prioridad principal del mundo para este fin debería ser la realización de pruebas de despistaje. De este modo, se podrá tener un control sobre el avance del COVID-19 e implementar las necesarias medidas de distanciamiento hasta que una vacuna sea aprobada y distribuida entre la población del mundo.

Por los momentos, se cuenta con un tipo de prueba altamente eficiente conocida como RT-qPCR para realizar esta labor. Su funcionamiento implica la amplificación y detección de moléculas de ácido nucleico viral en muestras tomadas con hisopos de la mucosa de la nariz o de la garganta.

A pesar de que este formato es uno de los más eficaces, su realización es costosa y requiere tanto de equipos como de personal especializado. En consecuencia, se convierte en una alternativa poco probable para países en desarrollo, así como para áreas remotas o de bajos recursos. Esto es lo que han venido a cambiar los investigadores del Biocentro de Viena (Austria) y sus colaboradores.

Amplificación isotérmica mediada por bucle (RT-LAMP)

Como una nueva alternativa, los investigadores y científicos han propuesto el método de pruebas RT-LAMP (Amplificación isotérmica mediada por bucle). Con este, también se realiza un proceso de detección del ácido nucleico, pero sus resultados no solo son visibles a nivel molecular.

Esta técnica ya existe en el mundo desde hace más de 20 años, pero su falta de precisión inicial y la poca posibilidad de utilizarla a gran escala han hecho que esta no sea una protagonista durante la actual crisis. Ahora, las propuestas del Biocentro de Viena han llegado para solventar estos inconvenientes.

El equipo se ha encargado de hacer mejoras en el proceso del RT-LAMP al añadir el bead-LAMP, un método sencillo de enriquecimiento del ácido nucleico. Con este, el potencial de la prueba se multiplica y comienza a ofrecer resultados que se pueden equiparar en precisión a los de la más complicada y costosa RT-qPCR. Todo esto ya que este aditamento aumenta la sensibilidad del test.

Una respuesta rápida y visual

El proceso de funcionamiento de la RT-LAMP es sumamente sencillo. Todo inicia con una lisis que demora solo 5 minutos en “romper” tanto las células como las partículas del SARS-CoV-2. Luego de esto, se trabaja con las capacidades de amplificación para generar una reacción en el que el ARN del virus se transforma en ADN antes de comenzar a multiplicarse por mil millones.

En menos de 30 minutos, todo este proceso se lleva a cabo y genera resultados visibles. Es decir que, dentro del tubo de ensayo donde se está poniendo a prueba la solución purpura, en caso de que la muestra sea positiva, deberá comenzar a aparecer una tonalidad azul cielo de hidroxinaftol (HNB), gracias a la detección colorimétrica.

Sin laboratorios, sin dificultades

Por si fuera poco, esta prueba además de ser claramente rápida y fácil de realizar, tampoco requiere de espacios o personal especializado. De hecho, la única dificultad que presenta este test es el mantener la muestra unos aproximados 63°C durante la media hora de la reacción. Sin embargo, esto puede hacerse incluso con aparatos de cocina comunes, lo que hace posible que la prueba se pueda llevar a cabo sin problemas en más lugares.

Marcando la diferencia

Una vez realizada toda esta investigación y las pruebas pertinentes, los científicos desarrollaron lo que identificaron como el test HomeDip-LAMP. Con este, ni siquiera es necesaria una pipeta para realizar la prueba. Incluso, se le creó un formato que podría ser utilizado tanto por el personal médico como por los propios ciudadanos desde sus casas.

Con esta propuesta, los científicos esperan poder marcar la diferencia en el mundo. Esto al ofrecer a todas las áreas de bajos recursos, o con dificultades para acceder a laboratorios, una alternativa tan confiable como económica con la que realizar las necesarias pruebas de despistaje.

Por ahora, esta investigación se encuentra en la base de datos de MedXiv como una preimpresión. Por lo que, debe pasar primero por una revisión de los pares antes de comenzar a ser utilizada en el mundo de la salud.

Mientras tanto la Iniciativa de diagnóstico COVID-19 de Viena (VCDI, por sus siglas en inglés) sigue agrupando a las diversas universidades, laboratorios y empresas de la nación y otras fronteras para continuar con las labores de investigación del SARS-CoV-2. Ya que, solo comprendiendo verdaderamente a esta enfermedad tendremos una oportunidad para derrotarla.

Referencia:

Scalable, rapid and highly sensitive isothermal detection of SARS-CoV-2 for laboratory and home testing: https://doi.org/10.1101/2020.06.23.166397