Mientras la pandemia del COVID-19 avanza, el mundo se apresura tratando de encontrar modos de atender satisfactoriamente la enfermedad. En este caso, una nueva investigación publicada en Cell Metabolism ha propuesto la utilización de tratamientos de estatinas para disminuir los porcentajes de mortalidad del coronavirus.

En oportunidades anteriores ya se ha hablado de que tratamientos complementarios con otros elementos como el zinc pueden ser beneficiosos a la hora de tratar pacientes con COVID-19. Este nuevo enfoque podría abrir las puertas ahora a nuevas líneas de investigación y tratamiento.

Las estatinas son medicamentos que usualmente se utilizan para reducir el colesterol en el organismo. Sin embargo, este estudio retrospectivo de gran escala ha mostrado que estas, en conjunción con otros medicamentos antihipertensivos, como los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) y de los bloqueadores de los receptores de angiotensina II (BRA).

, podrían ser altamente beneficiosos al disminuir la mortalidad en los casos graves de COVID-19 que se encuentran hospitalizados.

La investigación, llevada a cabo por científicos de la Universidad de Wuhan, tomó los datos de 13.981 pacientes con coronavirus que ingresaron en 21 hospitales de la provincia de Hubei (China). Esta clasificó en diversas categorías a aquellos pacientes que usaron las estatinas y a aquellos que no. Fue gracias a esta división que fue posible notar las vastas diferencias entre ambos grupos.

Diferencias notorias

Xiao-Jing Zhang et al., El uso de estatinas en el hospital está asociado con un riesgo reducido de mortalidad entre las personas con COVID-19, Cell Metabolism (2020).

En primer lugar, la tasa de mortalidad en los casos hospitalizados graves de COVID-19 que no recibieron estatinas fue de 6,8%, mientras que el grupo de los pacientes que sí usaron el medicamento mostró solo un 5,5% de mortalidad. Esto demuestra una disminución del 19% entre uno y otro monto.

Del mismo modo, en general, se pudo asociar el uso de estatinas junto con otros medicamentos antihipertensivos con una disminución del 45% en la tasa de mortalidad, bajando esta de 9,4% a 5,2%. Por si fuera poco, el número bajo de 9,4% a 3,4% con una disminución de más del 60% cuando se usaron específicamente inhibidores de ECA o BRA.

Por si fuera poco, los resultados también indicaron que las estatinas reducían la necesidad de utilizar respiradores artificiales. En consecuencia, la gravedad de la enfermedad no se mostraba tan crítica o mortal en los casos de individuos que habían sido tratados con el medicamento.

Sumado a esto, tres biomarcadores asociados con el síndrome de dificultad respiratoria aguda y la inflamación se mostraron menos activos cuando las estatinas estaban presentes. Asimismo, el uso de las unidades de cuidados intensivos fue más reducido en los pacientes que eran tratados con estas.

¿Por qué las estatinas?

Por lo que se ha podido ver, las estatinas parecen ser unos poderosos desinflamatorios. Motivo por el cual, ante del SARS-CoV-2 –virus que desencadena procesos inflamatorios graves y fallas del sistema inmunológico como las tormentas de citoquinas–, las estatinas podrían ser un buen sistema de prevención al limitar las inflaciones y evitar un consecuente daño a los órganos.

Además, en modelos animales, ya ha sido posible notar que estas son capaces de retrasar a progresión de las lesiones pulmonares. Por lo que, también podría ayudar a combatir directamente el daño al sistema respiratorio que el COVID-19 ejerce.

Para tomar en cuenta…

A pesar de todo esto, lo cierto es que esta investigación, a pesar de ser capaz de establecer una relación entre un elemento y otro, no mostró la causalidad entre ambos ni tampoco comprobó los mecanismos por los que esto podría pasar.

Por los momentos, lo que esta nos deja es una fuerte sugerencia sobre la situación. Para el futuro, los investigadores esperan que este se convierta en una base para estudios prospectivos que logren corroborar fehacientemente los datos antes mencionados.

Una alternativa mientras llega la vacuna

En estos momentos, el mundo corre tratando de tener una vacuna antes de que se acabe el año. Asimismo, se han desarrollado proyectos para nuevos medicamentos contra el COVID-19, se han examinado viejos medicamentos y se han encontrado algunos posibles como el Remdesivir. Además, incluso se han ubicado compuestos naturales que podrían utilizarse para combatir el coronavirus.

Sin embargo, ninguno de ellos es un tratamiento aprobado por completo, ya que este en la actualidad no existe. Mientras tanto, elementos como las estatinas podrían ayudar a mitigar los efectos mortales de la enfermedad. Sin embargo, antes de tomar acciones, es necesario que se realicen más investigaciones al respecto.

Referencia:

In-hospital Use of Statins is Associated with a Reduced Risk of Mortality among Individuals with COVID-19: https://doi.org/10.1016/j.cmet.2020.06.015