Doyle Estate ha presentado una nueva demanda en contra de Netflix, alegando una violación de derechos de autor y violaciones de marcas registradas, por las intenciones que tiene el gigante del streaming de estrenar una producción original de ‘Enola Holmes’, la hermana de Sherlock Holmes.

La demanda presentada el día ayer en la corte federal de Nuevo México no solo coloca a Netflix –de nuevo– en una posición legal, sino que también apunta a Legendary Pictures, Penguin Radom House y otros involucrados, incluida la autora Nancy Springer, cuyos libros serían el punto de partida de la nueva película protagonizada por Millie Bobby Brown.

Fue en abril, cuando conversamos por primera vez sobre las intenciones de Netflix de producir una cinta “original”, tomando como punto de partida los seis libros que existen sobre Enola Holmes. Sin embargo, la presente demanda podría cambiarles el juego.

Dueños de las emociones de los personajes

En 2014, Doyle Estate perdió la mayor parte de su control sobre Sherlock Holmes, ya que se dictaminó que todas las historias escritas sobre el detective ficticio antes de 1923 serían de dominio público.

Sin embargo, el fallo no les restó control sobre las últimas diez historias originales creadas entre 12923 y 1927, lo que quiere decir que Doyle Estate tiene control y derecho de autor sobre los personajes que aparezcan en ellas, así como de las emociones.

Según la demanda presentada por Doyle Estate, los personajes son propiedad de la compañía por las emociones que estos despliegan, a diferencia de las versiones en historias escritas antes de 1923.

No obstante, esta no es la primera vez que Doyle Estate intenta aprovecharse de esos cuatro años de historias, ya que en el 2015 también presentaron una demanda en contra de Miramax, por el rol de Sherlock Holmes.

Aunque no pareciera que Doyle Estate tenga un caso sólido, sobre todo por el ejemplo de la Corte Suprema, Dastar Corp. V. Twentieth Century Fox Film –donde se desaprobaron las protecciones excesivas de marcas registradas para obras que ya no están baja el dominio de los derechos de autor–, parece que Netflix tiene que solucionar esto si desean estrenar la producción en agosto.