El brote de coronavirus aún no ha llegado a su pico de contagios en algunos países, mientras que hay otros en los que ya se han flexibilizado las restricciones y se está intentando reactivar la economía.

Por supuesto, estas no son las medidas más prudentes, pero el impacto de la pandemia sobre la economía y salud mental de las personas durante los últimos meses ha sido tal que esta parece una mejor opción que quedarse en casa.

Sin embargo, esto no quiere decir que no haya ningún riesgo. Recordemos que a pesar de que hay más de 130 proyectos en marcha para el desarrollo de una vacuna, y alrededor de 10 han arrojado resultados muy positivos hasta ahora, aún no se ha aprobado una vacuna. Además, como hemos indicado en artículos previos, su aprobación y distribución a nivel mundial no será nada fácil, ni mucho menos rápida, dada la extensión del coronavirus.

Aunque las expectativas son bastante elevadas en este tema. Algunas compañías involucradas en estos proyectos sugieren que es probable que se apruebe una vacuna este otoño, y los analistas del panorama biofarmacéutico parecen estar de acuerdo.

Y es que bien sabemos que los intereses políticos tienen una fuerte influencia en estos temas. El equipo de investigación biotecnológica de Jefferies ha sugerido incluso que algunas de las vacunas podrían ser aprobadas antes de las elecciones presidenciales de noviembre, y no necesariamente habiendo cumplido todos los pasos requeridos para ello.

¿Vacuna aprobada, reelección garantizada?

Los analistas en biotecnología de Jeffries, a través de MarketWatch, expusieron su teoría de que los candidatos a vacunas más prometedores podrían finalmente ser aprobados en el mes de noviembre de este año. De ocurrir así, muchos podrían pensar, y con mucha razón, que más allá de acelerar la inmunización y proteger a la población, el estímulo real habría sido obtener beneficios en materia política, tratándose de un año electoral.

“Creemos que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) probablemente aprobará al menos una vacuna antes de las elecciones de noviembre”, dijo Jared Holz en una entrevista. “Quizás las vacunas múltiples podrían obtener la aprobación en algún momento a principios del cuarto trimestre y calmar los temores de una segunda ola de COVID-19”.

Esto ciertamente podría ayudar al actual presidente Donald Trump, que busca su reelección para el cargo. Sus declaraciones previas, en las que asegura que el país volverá a sus actividades y logrará desarrollar la vacuna para este mismo año, son una evidencia de ello, por lo que existe presión política para lograr este objetivo y ganar puntos.

Una jugada arriesgada

Esta conjetura surgió en parte de las señales emitidas por los fabricantes de vacunas hasta ahora. Como indicamos previamente, compañías farmacéuticas como Moderna y AstraZeneca y la Universidad de Oxford, informaron que sus modelos habían resultado eficaces hasta ahora, y que podrían estar listos para su uso de emergencia este otoño.

En el caso de Moderna, su informe fue criticado por los expertos debido a mucha ambigüedad, mientras que de la de Oxford se conocen más detalles, y hasta ahora se sabe que se han asegurado cerca de 2 mil millones de unidades, incluso antes de que se culmine la Fase 3.

Esto quiere decir que es muy probable que empiecen a fabricarla en masa incluso antes de que terminen los ensayos en humanos, a fin de acelerar el proceso y garantizar que esté lista para su distribución lo antes posible. Esta es una jugada arriesgada, ya que si los resultados posteriores demuestran que estas causan efectos adversos graves, o que son ineficaces, entonces las pérdidas para las empresas involucradas serán garrafales. Sin embargo, este es un riesgo que vale la pena correr.

EE.UU. no es el único apresurado

Sin embargo, no podemos señalar únicamente a Estados Unidos por intentar apresurar los procedimientos científicos, ya que otros países también están interesados y dispuestos a colaborar con ello.

Por ejemplo, la Unión Europea ha estado trabajando en su propia estrategia para garantizar la disponibilidad de las vacunas contra COVID-19. Y como indicamos en un artículo previo, China ya ha empezado a administrar en ciertos grupos la vacuna más prometedora hasta ahora, sobre todo motivados por el nuevo brote en Beijing.

Por supuesto, las medidas apresuradas no siempre son efectivas, y esto es algo que vemos a diario en nuestra vida. Experiencias como los ensayos masivos de hidroxicloroquina, que pudo haber propiciado muchas muertes evitables, nos demuestran que cumplir con cada uno de los pasos para aprobar medicamentos y vacunas debe seguir siendo el pilar.

Referencia:

The first coronavirus vaccines could be approved before the November election. https://bgr.com/2020/06/21/coronavirus-vaccine-emergency-approval-before-november-presidential-election/