La situación actual en torno al distanciamiento social generado tras la pandemia del COVID-19, podría suponer grandes problemas para los servicios de atención médica. Sin embargo, un nuevo estudio muestra una luz al final de camino gracias a la tecnología inalámbrica.

Los Hospitales Universitarios de Birminghan (UHB), realiza un ensayo donde los médicos experimentan con consultas digitales a través de estetoscopios digitales, ultrasonidos remotos, tecnología 5G, video, entre otros.

El University Hospitals Birmingham NHS Foundation Trust (UHB) está utilizando una red 4G y 5G proporcionada por BT que permite a los médicos usar dispositivos de diagnóstico de forma remota para tratar a los pacientes a distancia.

Análisis médicos a tres kilómetros de distancia

De acuerdo con el reporte, esta se está implementando en una versión de prueba en una estación llamada Norman Power, donde atienden a los pacientes que se preparan para regresar a casa después del virus.

BT ha establecido una estación de trabajo en Norman Power, que está conectada a otra estación de trabajo en el departamento de Evaluación y Enlace de Personas Mayores (OPAL), a tres kilómetros de distancia, en el Hospital Queen Elizabeth de Birmingham.

A través de un video, los miembros del equipo de una de estas estaciones puede conectarse en tiempo real y comunicarse con la otra estación para manifestar alguna inquietud, diagnosticar a algún paciente e incluso asignar tratamiento.

El ensayo señala que un geriatra de OPAL podría incluso hacer un examen clínico de forma remota, usando un estetoscopio digital que puede escuchar la respiración del paciente que está a tres kilómetros en la otra estación.

Andrew McKirgan, quien ha estado al frente del trabajo de la estación remota en UHB explica:

Hay escenarios en los que el equipo de Norman Power siente que necesita consejo o una opinión clínica. Ahora, si se sienten preocupados, pueden abrir un enlace de video y habrá un geriatra.

Podemos ofrecer ese apoyo especializado gracias a la información que se envía al equipo de especialistas. Esto brinda mucho más apoyo al personal y un mejor resultado para el paciente.

Médico en estación remota. FOTO: BT

Debido a la situación generada por el COVID-19, el equipo de BT y UHB reunió las estaciones de trabajo, dispositivos como cámaras portátiles de alta definición para que las enfermeras se comuniquen con expertos directamente desde las camas de los pacientes.

Ambulancia 5G, el futuro de la atención médica

Este mismo equipo de científicos, hizo una demostración anterior, acerca de cómo se puede conectar con una ambulancia que usa conexión de red 5G, con un médico conectado a una estación de trabajo a tres kilómetros de distancia.

“Podemos usarlo con 4G, y no hemos tenido ningún problema con la latencia”, dijo McKirgan. “Pero nuestra aspiración es usar 5G, porque el tipo de diagnóstico que queremos hacer funcionará mejor con 5G. Cuanto más hagas con equipos conectados, más velocidad será importante”.

En esta demostración, un médico se encontraba en una estación de trabajo en un hospital evaluando y diagnosticando a un paciente en la ambulancia 5G, equipada con una cámara de 180 grados, que podía conectarse a medicione como la frecuencia cardíaca del paciente o sus registros médicos en vivo.

De esta manera, los paramédicos  podrían realizar una llamada de emergencia un médico de cabecera para determinar si el paciente necesita tratamiento en el hospital.

Esta ambulancia también cuenta con una novedosa tecnología de ultrasonido remoto, a través de un guante robótico o joystick que controla la mano del paramédico en la ambulancia. El paramédico cuenta con un guante robótico, que controlará los gestos del paramédico a través de las vibraciones activadas por el joystick.

Guante robótico guiado por un joystick en otra estación. Foto: BT

Realidad virtual para salvar vidas

Esta tecnología de realidad virtual aparece normalmente en otros ámbitos, sin embargo, se abre paso en la medicina con esta aplicación donde tanto el paramédico y el médico pueden conectarse con gafas de realidad virtual, para que el médico especialista que se encuentra en la estación pueda ver imágenes en primer plano de lo que sucede con el paciente en la ambulancia.

“Para mejorar la eficiencia de la atención médica, debemos comprender que no todos deben venir al hospital”, dijo Clutton-Block, director clínico en UHB. “Con esta tecnología, podemos decidir mucho mejor si una herida se debe curar en el acto o si requiere más ayuda”.

De momento, el proyecto de BT y los hospitales universitarias se encuentra en modo de prueba, pues señalan que deben mejorar mucho factores, de momento, los médicos remotos pueden usar un estetoscopio, así como realizar ECG y ultrasonidos para examinar al paciente, pero esperan agregar nuevos dispositivos en el futuro.

Sin duda una gran innovación a nivel de atención médica, donde no solo se pueden salvar vidas de los pacientes que quizás en condiciones normales no alcanzarían a llegar al hospital, sino también la de los médicos y paramédicos que deben cumplir con su deber en tiempos donde el contacto puede ser mortal.