Hace poco, el Ministerio de Salud de España divulgó los resultados de las pruebas serológicas que buscaban anticuerpos contra COVID-19 en su población, encontrando que apenas 5,2 por ciento de estaba protegida contra la infección.

Este tipo de pruebas se realizan no solo con el fin de conocer con mayor exactitud la cantidad de personas que se han contagiado con el SARS-CoV-2, sino también para desarrollar mejores estrategias para reactivar la economía, a partir de la tan añorada inmunidad del rebaño. Pero con cifras tan bajas como la de España, por ejemplo, aún es muy pronto para hablar de ello.

Sin embargo, una nueva investigación publicada en la revista Science revela que la inmunidad colectiva contra COVID-19 podría lograrse con menos personas infectadas de lo que se había estimado hasta ahora.

La inmunidad del rebaño

Se alcanza la inmunidad del rebaño cuando tantas personas se han contagiado con una enfermedad que se reduce o detiene su propagación entre ellas.

La inmunidad del rebaño ocurre cuando tantas personas dentro de una comunidad se vuelven inmunes a una enfermedad infecciosa que se ralentiza o se detiene la propagación de la misma. Esto ocurre ya que, al infectarse, cada individuo desarrolla anticuerpos específicos que lo protegen del patógeno ante una nueva exposición, aunque muchos también morirán en el proceso.

El nivel de inmunidad del rebaño es la fracción de la población que debe volverse inmune para que la propagación se ralentice o se detenga incluso aunque se levanten todas las medidas de control, como el distanciamiento social.

Esto variará en función de cada enfermedad. Particularmente para COVID-19, el nivel es alrededor del 60 por ciento, una cifra derivada de la fracción de la población que necesita ser vacunada para prevenir un brote masivo.

Un nuevo nivel de inmunidad del rebaño contra el coronavirus

Un equipo de investigadores de la Universidad de Nottingham y la Universidad de Estocolmo diseñaron un modelo matemático simple que clasifica a las personas en grupos en función de la edad y el nivel de actividad social.

Al incorporar dichas diferencias, el resultado es un nivel de inmunidad del baño de 43 por ciento, considerablemente inferior al 60 por ciento estimado anteriormente, y según los autores, representa una mejora estimación, o incluso un valor exacto.

¿Por qué este valor es más exacto que el previo? Pues bien, aquel 60 por ciento fue calculado suponiendo que cada individuo de la población tiene la misma probabilidad de ser vacunado, y por lo tanto, de volverse inmune. Pero esta es una condición demasiado ideal, y no aplica en una población en la que los individuos presentan comportamientos muy diferentes.

La influencia de la actividad de los individuos en la comunidad

El profesor Frank Ball, de la Universidad de Nottingham, explica que el 43 por ciento calculado con su modelo toma en cuenta el factor de la actividad de los individuos, un factor muy importante.

“Al adoptar este nuevo enfoque matemático para estimar el nivel de inmunidad del rebaño, encontramos que podría reducirse al 43 por ciento y que esta reducción se debe principalmente a nivel de actividad en lugar de la estructura de edad. Mientras más individuos socialmente activos sean más propensos a infectarse que los socialmente menos activos, y también son más propensos a infectar a las personas si se infectan. En consecuencia, el nivel de inmunidad del rebaño es más bajo cuando la inmunidad es causada por la propagación de la enfermedad que cuando la inmunidad proviene de la vacunación”.

Esto ciertamente aumenta las expectativas de que el mundo pueda “volver a la normalidad” más pronto de lo esperado, incluso en ausencia de una vacuna. Los casos siguen en aumento, y a pesar de ello, muchos gobiernos han optado por flexibilizar las restricciones, lo cual es peligroso.

Referencia:

A mathematical model reveals the influence of population heterogeneity on herd immunity to SARS-CoV-2. https://science.sciencemag.org/content/early/2020/06/22/science.abc6810