Esto sí que es un buen throwback, y ni siquiera nos hizo falta esperar hasta el jueves. Luego de 20 años esperando una noticia como esta, Aardman Animation Studios ha confirmado que trabajará en una secuela de ‘Chicken Run’, en compañía de Netflix para la distribución de la cinta a nivel internacional, fuera de China.

La noticia se dio a conocer durante el panel de Annecy Making Of, en la plataforma digital del festival, y tenemos que admitir que es una gran noticia. La generación más actual probablemente ni siquiera conoce ‘Chicken Run’, o por lo menos no supieron apreciarla como los “niños de los noventa”.

La cinta se estrenó en el año 2000 y la secuela es un proyecto que se tiene hablando desde hace mucho tiempo. Además, al hablar de un total de dos décadas, es más que clara la estrategia que Aardman Animation Studios tiene al formar una alianza con Netflix, que es nada más y nada menos que actual líder del segmento streaming.

Studiocanal –encargado de la financiación, distribución y venta de producciones como ‘Shaun the Sheep’ y ‘Pathé’– ha confirmado que se ha cerrado un acuerdo para que Aardman le ceda los derechos de las secuelas al gigante mundial del streaming, Netflix.

Podrán haber pasado casi 20 años, pero ‘Chicken Run’ sigue siendo una obra maestra. Aún para el 2020, es la cinta animada de stop motion más taquillera de todos los tiempos, tanto que fue nominada a Mejor Película Animada en los Óscar del 2000.

Sus directores, Peter Lord y Nick Park tendrán que cederle el puesto al nominado al Óscar, Sam Fell, quien se encargará de la esperada segunda parte. Ambos han admitido que, si bien la idea de ‘Chicken Run 2’ estaba en sus mentes, no ha sido sino hasta este momento que producirla cobra más sentido. “Hemos estado trabajando en el guion durante algún tiempo, años de verdad”, afirmó Fell.

La secuela de ‘Chicken Run’ nos presentará de nuevo a Ginger, quien ahora vive en el paraíso de las gallinas, libre de humanos. Ahí, junto con Rocky, tendrá a su hija Molly, pero el crecimiento de la pequeña supera los límites de su “isla”. En paralelo, Ginger se ve forzada a reunir a la tropa para salvar a su comunidad de una terrible amenaza.