La vitamina D, también conocida como la vitamina del sol, es un nutriente producido por el cuerpo en contacto con la luz solar. Sus efectos protectores de la salud ósea y el sistema inmunitario son bien conocidos, y aunque la evidencia aún es muy variada, también se cree que reduce el riesgo de alergia en niños.

Por si fuera poco, algunos estudios también sugieren que esta puede ser beneficiosa para los pacientes con cáncer. Por ejemplo, los pacientes con mieloma múltiple sintomático con niveles normales de vitamina D tenían una supervivencia mejor frente a la enfermedad en comparación con aquellos con deficiencias del nutriente.

Asimismo, una revisión de estudios que comparaban el efecto de la vitamina D con un placebo reveló que la primera tenía el potencial de alargar la vida de los pacientes diagnosticados. Sin embargo, no se encontró efecto alguno en la prevención del cáncer.

Ahora una nueva investigación indica que los suplementos de vitamina D pueden ayudar a prevenir un efecto secundario muy grave en los pacientes que reciben tratamiento contra el cáncer. Sus hallazgos se publican en la revista Cancer, de la American Cancer Society (ACS).

Colitis, efecto secundario de la inmunoterapia

La inmunoterapia es uno de los tratamientos más prometedores contra el cáncer, sin embargo, los inhibidores de punto de control inmunitario, que ayudan al sistema inmunitario a reconocer y combatir células cancerosas, pueden causar efectos secundarios.

Uno de los más comunes y graves es la colitis, una reacción inflamatoria en el colon, que puede llevar a la interrupción del tratamiento. Y a pesar de ser tan común, Osama Rahma, MD, del Instituto del Cáncer Dana-Farber y la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, considera aún “hay una falta de comprensión de los factores de riesgo que podrían ser modificados” para prevenirla.

Pero tal parece que hay una opción viable para abordar este problema. Y es que estudios anteriores revelaron que la vitamina D puede afectar el sistema inmunitario en casos de trastornos autoinmunes y enfermedad inflamatoria intestinal.

En esta oportunidad, él y su equipo trabajaron en determinar si tomar suplementos de vitamina D podría reducir el riesgo de colitis en pacientes que reciben inhibidores del punto de control inmunitario para tratar su cáncer.

Menor riesgo de desarrollar colitis

Los investigadores usaron los datos de 213 pacientes con melanoma que recibieron inhibidores del punto de control inmunitario entre 2011 y 2017, entre los cuales 37 desarrollaron colitis. Además, 66 pacientes tomaron suplementos de vitamina D antes de comenzar el tratamiento con inhibidores del punto de control inmunitario.

Después de hacer algunos ajustes por factores de confusión, descubrieron que los pacientes que tomaron los suplementos de vitamina D tenían 65 por ciento menos probabilidades de desarrollar colitis.

También se obtuvieron resultados similares al estudiar el efecto de este método en otro grupo de 169 pacientes, de los cuales 49 desarrollaron colitis. Esta vez, el uso de vitamina D se relacionó con 54 por ciento menos probabilidades de desarrollar colitis.

“Nuestros hallazgos de un vínculo entre la ingesta de vitamina D y la reducción del riesgo de colitis podrían afectar la práctica si se validan en futuros estudios prospectivos”, dijo el Dr. Rahma.

Sin embargo, aún es necesario profundizar en el impacto de estos suplementos en los casos de terapia contra el cáncer. Ahora la prioridad será determinar si este enfoque podría ser seguro, de fácil acceso y rentable para proteger a los pacientes de la toxicidad gastrointestinal y permitirles continuar con su tratamiento contra la enfermedad.

Referencia:

Vitamin D Intake is Associated with Decreased Risk of Immune Checkpoint Inhibitor-Induced Colitis. https://acsjournals.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1002/cncr.32966