El café es una de las bebidas más popularizadas en todo el mundo. Ya sea para despertar en la mañana, darse un gusto por la tarde o reactivar un poco la mente por la noche, el café siempre parece una buena opción.

Sin embargo, se hablado mucho de que se consumo puede terminar siendo más perjudicial que beneficioso para nuestro organismo. Por otra parte, al otro extremo de la balanza también se encuentra la creencia de que el café es un excelente aliado para mantener a nuestro cuerpo funcionando adecuadamente.

Una reciente investigación realizada por la Universidad de California en San Francisco y presentada en la reunión virtual Heart Rhythm Society: HRS 2020 Science, pone un poco más de peso sobre este último lado de la balanza.

Sobre la cafeína y la arritmia

Según esta investigación, el consumir café de forma regular puede ser beneficioso a la hora de prevenir problemas cardiacos como la arritmia. Esta condición se da cuando el corazón no gestiona adecuadamente sus impulsos electromagnéticos.

Entonces, como consecuencia, se pueden presentar casos de palpitaciones agitadas (taquicardia), particularmente lentas (braquicardia) o una mezcla irregular de las dos. En todo caso, cada una de estas puede causar graves complicaciones en el organismo y perjudican la salud de los individuos.

Gracias al estudio que analizó durante más de 5 años el consumo habitual de cafeína y el riesgo de arritmia de más de 357 mil participantes del Biobanco de Inglaterra. Con estos datos, se observó una diferencia significativa en la incidencia de los casos de arritmia dependiendo de si la persona tomaba o no café diariamente.

Una taza de café al día puede hacer la diferencia

Durante media década, los investigadores registraron 8.159 casos de arritmia entre su conglomerado de participantes. De estos, 6.999 fueron por fibrilación auricular o aleteo auricular. Luego, 890 correspondieron a la taquicardia supraventicular y 459 a la ventricular. Finalmente, los restantes 385 padecieron un complejo ventricular prematuro.

En todos estos casos, el aumento de consumo de café diario, mostró tener diferencias significativas con respecto a quienes no tomaban café constantemente. Aquellos asiduos bebedores de cafeína fueron una proporción menor en el estudio.

Y, de hecho, cada taza adicional de café al día, se pudo asociar con la disminución significativa del índice de incidencia de arritmia. De este modo, quienes tomaban de 1 a 2 al día tenían una razón de riesgo de 0.9. Asimismo, los que consumían de 3 a 4 mostraron una de 0.86 y, quienes bebían 5 o más se ubicaron en 0.85.

La cafeína y la medicina

No son pocos los doctores que vetan el café a sus pacientes por la creencia de que este puede ser perjudicial para la salud. Por lo que, los investigadores tras este estudio esperan que este pueda ayudar a derribar al menos una parte de ese mito. De este modo, se podrá dejar de ignorar a la cafeína y comenzar a trabajar en modos de incorporarla a la vida de cada paciente según sus necesidades y con cuidado de no caer en excesos.

Referencias:

Ponencia “Is Drinking Coffee Associated with An Increased Risk of Arrhythmia”: https://www.hrsonline.org/news/press-releases/frequent-coffee-consumption-associated-lower-incidence-arrhythmias

Programa de la reunion virtual de la Heart Rhythm Society 2020 Science: https://www.hrsonline.org/HRS2020Science