Director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La pandemia del COVID-19 ya ha afectado a más de 8.5 millones de personas en el planeta. Los fallecimientos a causa de esta enfermedad ya casi llegan a los 460 mil y ahora existe la amenaza de que una nueva oleada del coronavirus ataque para la segunda mitad del año.

A pesar de este clima incierto y amenazante, varias naciones del mundo como algunos países europeos y Estados Unidos ha están pensando en una reapertura tanto de sus fronteras como de su economía.

El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha hecho un llamado y una advertencia este viernes con respecto a esta situación. Declaró durante la conferencia de prensa que se dio desde la sede de la agencia en Ginebra que la humanidad se encontraba entrando en una “nueva y peligrosa fase” de la pandemia del coronavirus.

El mundo entra en una etapa “nueva y peligrosa”

Estas declaraciones vienen como una respuesta a los eventos de este jueves. Mundialmente, el día de ayer se reportó el mayor número de nuevos casos diarios registrado desde el inicio de la pandemia.

Esto demuestra que la enfermedad nuevamente se encuentra haciendo un pico y que, por ende, aún nos encontramos en territorios peligrosos. Tedros añadió que casi el 50% de estos nuevos casos se reportaron en América, mientras que otros números significativos provinieron de Asia y del Medio Oriente.

La seguridad primero

“Es comprensible que muchas personas estén hartas de estar en casa. Es comprensible que los países estén ansiosos por abrir sus sociedades y economías. Pero el virus aún se está propagando rápidamente. Todavía es mortal y la mayoría de las personas aún son susceptibles”, declaró el director general de la OMS.

Durante su comunicado, se enfocó en dos líneas principales. En primer lugar instó a las sociedades a mantener las medidas de prevención máximas. Reiteró que el SARS-CoV-2 no es una amenaza superada y que, por ahora, es necesario hacer todo lo posible por mantenernos a salvo y no exponernos a este.

Por otra parte, también hizo hincapié en la vital labor de los gobiernos de las naciones para lograr las metas de prevención. Comenta que es imperante una “vigilancia extrema” para poder identificar y atacar los focos del virus a tiempo. Asimismo, hizo un llamado a “enfocarse en lo básico”, haciendo referencia a las naciones que ya se encuentran deseosas de volver a sus actividades regulares.

Aún no es momento de volver a los negocios

Un punto que resaltó en este llamado a los gobiernos fue la aclaratoria explícita de Tedros en la que afirmó que, justo ahora, los países “no pueden volver a los negocios como de costumbre”. Efectivamente, la pandemia del COVID-19 ha sido altamente perjudicial para las economías en todo el mundo.

Sin embargo, aún no es momento de pensar en la economía, ya que esta se podrá recuperar. Pero, si la crisis de salud continúa, esta afectará tanto a la población que luego esa misma crisis económica que se intenta evitar, se volverá peor.

A pesar de esto, países como Estados Unidos (con más de 2 millones de contagiados y 118 mil fallecidos) parecen no querer tenerse ante nada. Asimismo, la Unión Europea incluso ha abierto sus fronteras internas para permitir el tránsito libre nuevamente entre sus países. Para Tedros, el camino debería ser el opuesto, siempre guiado por el refuerzo de las medidas de distanciamiento social.

¿El mundo después del COVID-19?

Según lo dicho por Tedros, el mundo definitivamente superará la pandemia del coronavirus. Sin embargo, esto no implica que se vaya a tratar de una tarea fácil. De hecho, está bañada con múltiples capas de problemas que le han hecho al mundo verdaderamente imposible la tarea de ofrecer un frente totalmente unido contra la enfermedad.

Las esperanza ahora se encuentran en la posible fabricación de una vacuna para el final de este año. Pero, la verdad es que todo sigue siendo muy incierto. De los 141 prototipos de vacunas, 13 ya están en ensayos clínicos. Sin embargo, nunca se ha logrado crear una vacuna contra ningún otro tipo de coronavirus. Por lo que, de conseguir esta, sería una primera vez para nuestra historia.

Mientras esto no ocurra, el director general de la OMS recuerda que “nadie está a salvo hasta que todos estemos a salvo” y recalca que: “Solo haciendo a un lado la política y trabajando en una verdadera colaboración podemos hacer la diferencia”.