Cuidar de familiares es una tarea muy noble, pero también bastante agotadora, y tal como ocurre a quienes trabajan por guardia, como los médicos y enfermeras, esto puede alterar su sueño y afectar su concentración mientras están despiertos.

Un estudio publicado recientemente en la revista ournal of Gerontological Nursing ha confirmado estos tras entrevistar a un poco más de 40 cuidadores familiares. Sus resultados indican que problemas como la fatiga y la falta de sueño pueden influir negativamente en su eficacia a la hora de atender a las personas con demencia.

Baja calidad del sueño asociada con la fatiga

Los investigadores de la Universidad de Buffalo monitorearon y encuestaron a 43 cuidadores familiares de pacientes diagnosticados con demencia y enfermedad de Alzheimer, indagando entre los efectos que podrían causarles sus responsabilidades, como fatiga, depresión y problemas de sueño.

Al analizar los resultados, encontraron asociaciones significativas entre fatiga y depresión, latencia de inicio del sueño, calidad del sueño y funcionalidad del receptor de atención. “Los resultados indicaron que la calidad del sueño del cuidador fue un predictor significativo de fatiga y energía”, escribieron los autores.

El estudio también mostró un mayor nivel de depresión entre los encuestados aumentaban las probabilidades de experimentar mayor fatiga y menos energía. Asimismo, el incremento de estos dos últimos factores estuvieron relacionados con una peor calidad del sueño y una disminución de la funcionalidad.

“Sin períodos de descanso y recuperación, la fatiga solo empeora y puede tener un impacto negativo en la salud de los cuidadores, afectando posteriormente su capacidad para realizar tareas ordinarias y brindar atención de calidad”.

Por supuesto, esta situación puede generar preocupaciones, ya que el cansancio y disminución de la efectividad de la atención también podría repercutir en el bienestar de la persona cuidada.

Un descanso adecuado puede ayudarlos a estar saludables

Hospicio, Cuidar, Enfermería, Ancianos, La Atención
Los cuidadores de familiares con demencia deben controlar su descanso para evitar problemas físicos y emocionales que les impidan cumplir con sus funciones.

En vista de ello, Yu-Ping Chang, Patricia H. y Richard E. Garman, profesor y decano asociado para investigación y becas en la Escuela de Enfermería de la Universidad de Buffalo, considera que “las enfermeras deben evaluar rutinariamente el nivel de fatiga de los cuidadores y proporcionar asesoramiento sobre el control de la fatiga y la calidad del sueño de forma regular”.

Además, recomienda a los cuidadores prestar mayor atención a su propio cuidado. Hacer lo posible por dormir suficiente puede ayudarlos a controlar la fatiga y reducir el estrés. Si esto no es suficiente, buscar atención médica para abordar estos problemas también puede ser útil.

Siguiendo estos pasos, los cuidadores podrán estar en óptimas condiciones para poder brindar toda la atención que necesitan las personas bajo su cuidado. Y la mejor parte es que no solo es un beneficio para otros, sino también para ellos mismos, ya que el descanso reduce el riesgo de desarrollar problemas físicos y emocionales.

Referencia:

Fatigue in Family Caregivers of Individuals With Dementia: Associations of Sleep, Depression, and Care Recipients’ Functionality. https://www.healio.com/nursing/journals/jgn/%7Bb33c0d15-1d82-4e7a-aad8-84fc4855e640%7D/fatigue-in-family-caregivers-of-individuals-with-dementia-associations-of-sleep-depression-and-care-recipients-functionality