En esta pandemia de COVID-19 se han definido muy bien los grupos vulnerables a la nueva enfermedad: personas de tercera edad y personas con enfermedades crónicas preexistentes. Entre estas, hubo especial preocupación por el asma, una afección respiratoria que sugiere un mayor riesgo de contagio entre los afectados, y sobre la que había sospechas de que podía empeorar el pronóstico en caso de COVID-19.

Pero tal parece que las personas con asma pueden respirar con más calma y libertad durante esta emergencia. Una nueva investigación publicada en Journal of Allergy and Clinical Immunology revela que el tener esta afección no aumento el riesgo de hospitalización por COVID-19.

No había diferencias en la probabilidad de hospitalización

Los investigadores hicieron una revisión de los registros de 10 hospitales afiliados a Northwestern Medicine, reuniendo más de 1,500 pacientes para su estudio. Entre ellos, 14 por ciento tenía asma.

Sin embargo, tras considerar factores como la edad, el sexo y el origen étnico, así como otros factores de riesgo como la prevalencia de asma, tabaquismo y obesidad, no encontraron diferencias significativas entre las probabilidades de hospitalización de personas con y sin asma.

El equipo tampoco notó relación alguna entre el uso de medicamentos para el asma, como los corticosteroides inhalados y los agonistas beta de acción prolongada y el riesgo de hospitalización.

El asma no condujo a más muertes por COVID-19

Y la mejor parte es que la presencia de esta enfermedad en los pacientes tampoco estuvo relacionada con una mayor mortalidad por COVID-19, lo cual derriba la idea errada de que esta infección es mucho más peligrosa en asmáticos.

“Por lo general, esperamos que los pacientes asmáticos tengan peores resultados, ya que la enfermedad viral a menudo puede desencadenar exacerbaciones de asma”, dijo el autor correspondiente, el Dr. Anju Peters, profesor de medicina en la Escuela de Medicina Northwestern Feinberg en Chicago, en un comunicado de prensa de la Academia de Alergia, Asma e Inmunología.

“Se deben realizar más estudios para observar la modulación inmune subyacente causada por el asma o el tratamiento del asma para ver qué impacto puede tener en los resultados de COVID-19”.

A pesar de positivos, estos resultados no deben interpretarse a la ligera. La prevención debe seguir siendo el pilar en esta pandemia, incluso aunque no nos ubiquemos entre los grupos vulnerables.

Referencia:

Escribir un comentario