Lo sabemos, seguro en algún momento de tu vida has sentido o te han criticado por ser demasiado sedentario. Quizás no te preocupara tanto, pero la mayoría de los expertos en salud coinciden en que los humanos no están hechos para estar acostados o sentados todo el día: ¡hay que moverse!

Un nuevo estudio publicado en la revista Jama Oncology revela que una terrible relación entre el comportamiento sedentario y la mortalidad por cáncer. Los investigadores descubrieron que las personas más sedentarias tenían un 82 por ciento más de riesgo de morir por cáncer que aquellas menos sedentarias.

Acelerómetros para medir el sedentarismo

El equipo reunió datos de más de 30,000 adultos estadounidenses mayores de 45 años que participaron en el estudio REGARDS para estudiar su comportamiento sedentario y el impacto de la actividad física.

Los participantes que no tenían un diagnóstico de cáncer al momento de inscribirse en el estudio, usaron un acelerómetro en la cadera durante las horas de vigilia durante siete días consecutivos. Así pudieron obtener datos más confiables que los autoinformes de los individuos.

Tras cinco años de seguimiento, los investigadores descubrieron que 268 de ellos murieron de cáncer. Lo curioso fue que un mayor comportamiento sedentario estuvo relacionado de manera independiente con un mayor riesgo de muerte por la enfermedad. Los más sedentarios tenían un riesgo 82 por ciento mayor de morir por cáncer.

Pequeños cambios pueden hacer la diferencia

En cambio, reemplazar tan solo 30 minutos de este tiempo de sedentarismo con actividad física moderada, como manejar bicicleta, redujo dicho riesgo en un 31 por ciento, y la actividad de intensidad ligera, como como caminar, se relacionó con un riesgo 8 por ciento menor de muerte por cáncer. Es decir, implementar simples cambios en estos hábitos de sedentarismo prolongados podía hacer la diferencia.

“Desde una perspectiva práctica, esto significa que las personas que reemplazaron 10 a 30 minutos de tiempo sedentario con actividad física de intensidad de luz y la actividad física moderada a vigorosa ,tenían un menor riesgo de mortalidad por cáncer en la cohorte REGARDS”, dijo Susan Gilchrist, MD, profesora asociada de Prevención Clínica del Cáncer y autora principal del estudio.

La autora destaca que este es el primer estudio que analizó las medidas del comportamiento sedentario y la mortalidad por cáncer, aunque ya algunos profesionales lo habían sugerido en el pasado. Y aunque destacan varias limitaciones, no está demás que lo tomemos como punto de partida para aplicar cambios para hacer nuestra vida más saludable.

Referencia:

Association of Sedentary Behavior With Cancer Mortality in Middle-aged and Older US Adults. https://jamanetwork.com/journals/jamaoncology/article-abstract/2767093