No cabe duda de que el 2020 ha sido un año arduo para los científicos que, ante la pandemia causada por una nueva enfermedad infecciosa, han estado trabajando sin descanso en el desarrollo de algún tratamiento o vacuna que permita curar a los enfermos y detener su propagación.

Ya hemos hablado de los diferentes medicamentos que se han estado probando, como los antivirales contra la gripe, el VIH y el ébola, e incluso tratamiento antipalúdico. En cuanto a las vacunas, hay más de 100 proyectos en proceso, y ya algunos han arrojado buenos resultados y han iniciado sus pruebas en seres humanos.

Pero además de drogas, mezclas de drogas y diferentes modelos de vacunas, los científicos también han propuesto el uso de anticuerpos para combatir la infección. Un ejemplo de ello es el anticuerpo monoclonal desarrollado por el Instituto de Microbiología de la Academia de Ciencias de China (IMCAS), que fue aprobado recientemente para probarse en humanos.

Anticuerpo monoclonal completamente humano (mAb)

Los investigadores del IMCAS han estado indagando en esta opción desde principios de año, y lograron desarrollar un anticuerpo monoclonal completamente humano (mAb) contra COVID-19.

El 5 de junio de este año, la Administración Nacional de Productos Médicos (NMPA) de China concedió el permiso oficial para que el IMCAS iniciara sus ensayos clínicos con el anticuerpo, los cuales ya están próximos a comenzar.

Los anticuerpos neutralizantes son inmunoglobulinas muy específicas que dirigen su acción hacia los patógenos y los bloquea de las células invasoras, y el mAb desarrollado entra en este grupo.

Para dar con él, aislaron e identificaron docenas de genes mAB completamente humanos de pacientes de COVID-19, y tras una gran cantidad de pruebas seleccionaron los dos mAb más específicos y altamente efectivos para neutralizar el SARS-CoV-2 a finales de febrero.

Con este hito, los investigadores procedieron a probar su eficacia en el modelo de mono rhesus, que como explicamos previamente, es el más similar a los humanos para estudiar esta enfermedad.

Los resultados fueron bastante positivos: los mAbs neutralizantes bloquearon efectivamente al SARS-CoV-2. Los anticuerpos redujeron la presencia del virus en el tracto respiratorio de los macacos y también sirvieron como protección contra el daño pulmonar causado por la infección.

Esto ha permitido dar el siguiente paso en la investigación. En la fase I de estos ensayos clínicos los científicos buscan evaluar la seguridad y las dosis apropiadas para seres humanos sanos.

Esta es la primera vez que se lleva a cabo un ensayo clínico del mAb terapéutica en personas sanas, aunque la idea ya se había venido estudiando desde hace algún tiempo, incluso de parte de otras instituciones.

Referencia:

A human neutralizing antibody targets the receptor binding site of SARS-CoV-2. https://www.nature.com/articles/s41586-020-2381-y