El coronavirus ha logrado acaparar los titulares de noticias en lo que va de año, pero esto no quiere decir que no haya otros temas que preocupen a la comunidad científica. Por ejemplo, los efectos del cambio climático siguen latentes y avanzando aún con la reducción de las emisiones registradas hace un par de meses, y los meteorólogos siguen monitoreando el clima para que no se les escape ningún dato que permita adelantarse a ciertos fenómenos.

En esta oportunidad, hablaremos de un estudio publicado hace poco en la revista Geophysical Research Letters, el cual sugiere que es probable que en Estados Unidos la intensidad de las lluvias aumente, pero que conforme ocurra esto, la intensidad de las tormentas disminuirá.

Simulaciones predicen menos huracanes, pero más lluvia

Bien sabemos que uno de los problemas más recurrentes en la potencial mundial lo constituyen los huracanes, que todos los años generan situaciones peligrosas para los residentes de los estados costeros orientales y generan gastos importantes.

En ejercicio de sus funciones, los investigadores de la Facultad de Ciencias Marinas y Atmosféricas (SoMAS) de la Universidad Stony Brook utilizaron un modelo climático global llamado Modelo Atmosférico Comunitario 5 (CAM5).

El programa es utilizado para estudiar la climatología del ciclón tropical del Atlántico Norte en el contexto del cambio climático, pero en esta oportunidad lo usaron para hacer simulaciones y predecir los cambios venideros en la intensidad y tamaño de las tormentas, y la acumulación de lluvia.

Las simulaciones de tormentas futuras revelaron que los ciclones tropicales o huracanes presentarán lluvias más intensas que antes durante cortos de tiempo. Sin embargo, esto aumentará los niveles de peligro en las regiones más expuestas debido a un mayor riesgo de inundaciones y marejadas ciclónicas.

“Esencialmente, nuestro trabajo con el modelado del clima y las tormentas proporciona evidencia de que los huracanes producirán más precipitaciones por hora de impacto en el futuro”, dijo Kevin Reed, Ph.D., Profesor Asociado en SoMAS. “Este hallazgo es consistente y se suma a nuestro trabajo utilizando modelos del huracán Florence y rastreando cantidadesextremas de lluvia”.

Además, el modelo predice que disminuirán la cantidad de huracanes en el Atlántico Norte y la cantidad de huracanes que tocarían tierra en los Estados Unidos, pero que coincidiendo con los resultados planteados, la intensidad promedio de las tormentas y la cantidad de lluvia total de cada aumentará.

Lo bueno es que esto no necesariamente ocurra de manera perenne. Sabemos que el clima es cambiante, y los autores también sugieren que la lluvia total de esta cantidad menor de tormentas puede disminuir en el futuro.

Referencia:

Changes in Precipitation From North Atlantic Tropical Cyclones Under RCP Scenarios in the Variable‐Resolution Community Atmosphere Model. https://agupubs.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1029/2019GL086930

Escribir un comentario