La pandemia del coronavirus no ha parado de atacar al mundo. Sin embargo, a medida que esta ha pasado ha cambiado sus focos de dispersión, por lo que algunos países ya se encuentran en un periodo de “recuperación”. Uno que muchas veces implica la decisión de retomar paulatinamente las actividades y reabrir los sitios públicos.

Tal es el caso de China, original epicentro de la enfermedad que había pasado más de un mes sin reportar casos de transmisión local en su capital, por ejemplo. Ahora, en tan solo unos pocos días los reportes han señalado hasta más de 100 nuevos contagios locales. Lo que, como consecuencia, apunta a la posibilidad de que un nuevo brote se esté gestando.

Nuevas medidas

Luego de que 36 de los 49 casos nuevos totales reportados este lunes por China pertenecieran a Beijing, la nación decidió tomar medidas. Cada uno de estos casos en la capital se pudo rastrear hasta el mercado de Xinfadi, encargado del suministro de una buena parte de la carne y verduras que se consumen en la ciudad.

Como consecuencia, el mercado ahora se encuentra cerrado hasta nuevo aviso. Asimismo, China se encuentra realizando pruebas por coronavirus a todos y cada uno de los empleados de este. Asimismo, ha instruido a cualquiera que haya visitado el mercado recientemente que permanezca en casa aislado por dos semanas.

Finalmente, la ciudad también ha tenido un refuerzo de sus medidas, que se habían relajado en el último mes. Con esto, por ejemplo, se detuvo el reinicio de algunas clases y también la relajación de variadas medidas de distanciamiento social. Sumado a esto, los barrios circundantes al mercado se han cerrado preventivamente. Hasta los momentos, 76 personas de estos han recibido el test del COVID-19.

Seguimiento exhaustivo

Gran parte de estas medidas que ha impuesto el gobierno chino se pueden llevar a cabo por el sistema político comunista autoritario con el que se maneja. Debido a este, la nación puede mantener siempre vigilados y rastreados a sus residentes.

Para esto, combina tecnologías como las redes sociales y el rastreo de ubicación a través de apps en los teléfonos inteligentes. De esta forma, pueden saber exactamente quiénes han estado dónde y tomar medidas desde allí.

¿De dónde viene este nuevo brote?

A pesar de que los casos comunitarios en Beijing provinieron todos de un mercado local, las autoridades sanitarias chinas han dicho que la sepa se parece mucho a la europea. Por lo que, han sugerido la posibilidad de que este haya sido el camino de regreso del virus hasta su territorio. No obstante, hasta ahora no se han mostrado evidencias que sustenten esta teoría.

Mientras tanto… en el mundo

A pesar de que el mundo actualmente ve a China con preocupación por estos nuevos reportes, la verdad es que el resto de este está viviendo también situaciones complicadas con el COVID-19.

Estados Unidos

Por ejemplo, Estados Unidos aún se mantiene como la nación más afectada individualmente por el coronavirus. Para estos momentos, tras sus fronteras ya hay 2 millones de infectados y se reportan al menos 115 mil fallecimientos.

Mientras tanto, el país continúa con la idea de una reapertura económica y muchas de las medidas de seguridad se han relajado. Esto ha resultado en un aumento del riesgo para ciudades como Nueva York, epicentro del contagio en lentas vías de recuperación.

La falta de control con el que los estadounidenses han tomado el relajamiento de las medidas incluso ha llevado al gobernador, Andrew Cuomo, del estado a amenazar con volver a cerrar los negocios. “No estamos bromeando con esto. Estás hablando de poner en peligro la vida de las personas”, declaró este domingo en su sesión informativa diaria.

Rusia

Por su parte, al otro lado del océano, Rusia ha declarado que estaba “trabajando de manera constante y saliendo de esta situación… con pérdidas mínimas”. Como punto de comparación, han declarado que sus medidas han sido mucho más efectivas que las de los estadounidenses debido a la existencia de un gobierno centralizado.

En cualquier caso, Rusia se sigue posicionando como otro de los países más afectados por el virus y, de hecho, ya cuenta con medio millón de infectados y casi 7 mil fallecidos.

Perú

Del otro lado del océano de nuevo, pero esta vez en el sur de América, nos encontramos con Perú, el segundo país latinoamericano más afectado por el COVID-19 después de Brasil. En esta ciudad se ha celebrado una misa católica por los miles fallecimientos que se han dado en Suramérica y Centroamérica. Tan solo en esta nación, 6.400 vidas ya se han perdido.

La India

Por su parte, la India lucha por evitar que el brote del coronavirus llegue a proporciones incontrolables. Sin embargo, el futuro inmediato no parece muy favorable. Tan solo este lunes el país reportó 11 mil nuevos casos a través de su Ministro de Salud. Asimismo, como una medida de apoyo desesperada el ministro del Interior ofreció que se utilizaran eció 500 vagones de tren como salas de hospital. Esto como consecuencia de la lucha en Nueva Delhi por contener el pico que podría llevarla a necesitar 15 mil camas de cuidados intensivos para finales de junio, cuando actualmente solo cuenta con 9 mil.

Ghana

Sumado a esto, en Ghana la situación comienza a complicarse también. Este es el país africano que ha implementado el sistema de pruebas por COVID-19 más robusto. Por lo que ha logrado detectar satisfactoriamente 11.400 casos y, por ahora, solo 51 muertes. Sin embargo, reportes de que incluso su ministro de salud, Kwaku Agyemang-Manu, podría tener el coronavirus hablan de la delicada situación de salubridad que vive actualmente la nación.

Corea del Sur

Asimismo, países como Corea del Sur, que vivieron un brote y ahora tratan de volver a la normalidad, buscan también evitar a toda costa la llegada de una segunda oleada a su territorio. Por este motivo, los 37 nuevos casos que se han reportado este lunes ya se encuentran bajo investigación. De estos, 25 eras de Seúl, por lo que gran parte de los esfuerzos de estudio y contención del brote se mantienen sobre este territorio.

Francia

Finalmente, países como Francia (y otras naciones europeas) han visto en la disminución de casos del coronavirus la oportunidad no solo de abrir sus economías internas, sino también la externa. Por esto, a partir de este lunes los restaurantes de todo el país podrán volver a abrir sus puertas y, desde el 22 de este mes, también lo harán las escuelas primarias y secundarias, así como las guarderías.

Asimismo, las fronteras de Francia ya se han abierto para otros países europeos y se espera que también se activen para el resto del mundo a inicios de julio. Todo esto con la posibilidad de que un brote se reactive en cualquier momento en el territorio.

Escribir un comentario