FaceApp, la polémica plataforma rusa que fue duramente criticada por sus políticas de privacidad, está de vuelta con una característica que te hace cambiar de género. Aunque aparentemente, corrigió sus pequeños fallos de privacidad de usuario, parece que la aplicación sigue generando problemas con su novedad de cambio de género.

La aplicación que se hizo viral al hacer que una persona viera cómo luciría cuando estuviese en una edad avanzada, levantó fuertes críticas por la forma en que podría almacenar los datos de usuarios. Ahora, vuelve con la novedad de que los usuarios vean cómo lucirían si cambiaran de género, sin embargo, un nuevo reporte señala que FaceApp podría seguir generando sospechas debido a su red neuronal encargada de transformar el rostro de las personas.

Términos y condiciones de FaceApp 

La nueva actualización de FaceApp muestra términos y condiciones que indican en cierta forma, cuáles datos de usuarios serán utilizados, así como ciertas condiciones de privacidad. Sin embargo, sus términos y condiciones podrían presentarse de forma ambigua, por lo que no deja de generar sospechas entre los usuarios.

De acuerdo con la fuente, la actualización de Términos  y condiciones de FaceApp asegura que la app solo almacena en la nube información de las fotos que se editarán.

Recordemos que anteriormente, se supo se FaceApp procesa la imagen desde la nube una información que no es expuesta al público, ahora la app señala que estas imágenes solo se almacenan por máximo 48 horas después de la última edición de la foto.

Las fotos se almacenan de 24-48 horas después de la última edición de la fotografía, para que pueda volver a la imagen y realizar cambios adicionales si así lo desea.

Y aunque aseguran que no usan esta fotografía y que además la información editada queda almacenada en local, sigue surgiendo la duda y nos hace preguntarnos si la compañía conserva estas fotos luego de concluir el proceso.

Para ser exactos, la aplicación señala que puede recopilar cierto contenido del usuario, como fotos y otros materiales que se publiquen a través del servicio, sin contar con que además realiza un “monitoreo” de la actividad del usuario, es decir, las páginas web que visita, ubicación y recopila “metadatos” sobre cómo interactúa el usuario con el servicio. Esto no ha cambiado, ya que sigue vigente desde la última revisión de sus términos y condiciones

 “La app recopila información sobre el tipo y número de versión del sistema operativo de su ordenador y dispositivo móvil, fabricante y modelo, ID del dispositivo, tokens push, ID de publicidad de Google, ID de Apple para publicidad, tipo de navegador, resolución de pantalla, dirección IP (y el país asociado en cuál es su ubicación), el sitio web que visitó antes de visitar nuestra web y otra información sobre el dispositivo que está utilizando para visitar la aplicación”.

Si bien algunos datos son necesarios para validar si la app es compatible con el dispositivo, existen otros datos que no dejan de ser sospechosos, como nueva dirección IP y los sitios que visitamos, sin duda FaceApp quiere saber demasiado sobre nosotros.

Con este breve descripción de uno de sus términos, sin duda deja mucho que pensar a la hora de usar FaceApp, por lo que deberás pensar si realmente saber cómo te verás si fueras hombre o viceversa, vale tanto como tu privacidad.