Quienes hayan visto la película surcoreana Virus, seguro se habrán preguntado por qué las autoridades sanitarias no han puesto en marcha un plan para utilizar el suero de los que se han recuperado de COVID-19 para sanar e inmunizar a la población en el mundo. Suena como la solución ideal, pero lo cierto es que no es tan sencillo como parece.

Los estudios sobre los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 todavía arrojan resultados muy ambiguos como para confiar plenamente en una opción así, aunque ciertamente han ayudado a conocer con mayor certeza qué porcentaje de la población se ha infectado realmente.

Pero ahora un nuevo estudio publicado en Science arrojó resultados muy interesantes, y sobre todo útiles. Los investigadores de Scripps Research descubrieron anticuerpos en la sangre de pacientes recuperados de COVID-19 con un elevado potencial de ofrecer protección contra el SARS-CoV-2, según las pruebas en animales y cultivos de células humanas.

Anticuerpos efectivos en hámsters y cultivos de células humanas

Uno de los enfoques que se están considerando para abordar las amenazas virales es identificar anticuerpos que neutralizan la capacidad del virus para infectar las células en la sangre de individuos que se recuperaron de la infección.

Los investigadores analizaron las muestras de sangre de pacientes que habían experimentado de una forma leve a grave la infección con COVID-19. También desarrollaron células capaces de expresar los receptores ACE2 empleados por el SARS-CoV-2 para fijarse a las células humanas.

Lograron aislar más de 1,000 células inmunes productoras de anticuerpos, llamadas células B, y así obtuvieron secuencias de genes de células que pudieran producir estos anticuerpos a nivel de laboratorio.

Sus experimentos se centraron en determinar si la sangre que contenía los anticuerpos de los pacientes recuperados podía unirse al virus y bloquear la infección en los cultivos celulares desarrollados. Y al examinar a detalle, notaron que varios de ellos podían bloquear el virus en las células cultivadas, y que incluso eran capaces de proteger a los hámster frente a una exposición viral intensa.

Una alternativa de inmunización

Máscara, Estudiantes, Escuela, Corona, Covid-19, Virus
Inyectar anticuerpos contra el SARS-CoV-2 podría funcionar como estrategia de inmunización, o de reducción de casos graves de COVID-19.

Los anticuerpos pueden producirse en masa a través de métodos biotecnológicos como un tratamiento preventivo similar a una vacuna, o que bien evite el desarrollo de cuadros clínicos graves. Se podría administrar en inyecciones a pacientes en etapa temprana de la infección, e incluso como una especie de vacuna para los trabajadores de la salud, las personas mayores y otros grupos de riesgo.

Por supuesto, el enfoque no salió de la película. Este ya se estudió y arrojó resultados positivos en la lucha contra el virus del Ébola y el virus sincitial respiratorio causante de neumonía, comúnmente conocido como RSV. De modo que esta podría ser una alternativa de inmunización que podría acelerar el regreso de la tan anhelada normalidad.

Referencia:

Isolation of potent SARS-CoV-2 neutralizing antibodies and protection from disease in a small animal model. https://science.sciencemag.org/content/early/2020/06/15/science.abc7520

Escribir un comentario