Internet Archive creó la iniciativa ‘National Emergency Library’, una biblioteca digital de emergencia alternativa a Open Library, para que usuarios de todo el mundo accedieran a libros en calidad de préstamo, durante la cuarentena por coronavirus. Sin embargo, el acceso a millones de libros de forma gratuita, generó que cuatro editoriales demandaran a la plataforma por piratería.

La biblioteca virtual de emergencia, creada por Internet Archive durante el confinamiento por coronavirus, cerrará en  las próximas semanas debido a que cuatro grandes editoriales presentaron una demanda a la plataforma por violación de derechos de autor.

1,4 millones de libros en formato digital 

Como parte de la iniciativa para mejorar la experiencia de los usuarios que no podrían acceder a bibliotecas públicas debido al confinamiento por el coronavirus, Internet Archive dispuso de 1,4 millones de libros en formato digital, que formaban parte de su proyecto Open Library, pero con la variante de que suspendía las listas de esperas en el proceso de préstamo.

Actualmente con su proyecto Open Library, funciona como una biblioteca pública, donde prestan ejemplares de libros escaneados de copias originales, este proyecto existe desde 2006. Para controlar el número de prestamos y escaneos, Internet Archive utiliza el sistema Controlled Digital Lending.

En este sentido, y debido a la coyuntura actual, IA decidió liberar este proceso para que “los que se ven obligados a estudiar desde casa y no tenían acceso a bibliotecas públicas pudieran seguir consultando el material que necesitaran”.

Es por esto que Internet Archive eliminó las listas de espera para que los usuarios registrados pidieran libros prestados rápidamente. Como era de esperarse, las editoriales no estuvieron de acuerdo y emitieron una carta pública manifestando su descontento.

Demanda de grandes editoriales

Editoriales reconocidas como Penguin Random House y HarperCollins, junto a la Asociación de Editores de Libros, presentaron una demanda alegando que el préstamo de libros por parte de Internet Archive es una “infracción masiva de derechos de autor”.

Internet Archive escanea libros de principio a fin, publica archivos digitales completos en su sitio web y solicita a los usuarios que accedan a ellos de forma gratuita registrándose su sitio web.

La magnitud de la infracción descrita en la denuncia parecen convertir a Internet Archive en uno de los mayores sitios del mundo de piratería de libros.

Si bien, IA actúa como una biblioteca pública virtual, los demandantes alegaron que a diferencia de estas, Internet Archive no tiene licencias, ni paga regalías a los editores, por lo que generó molestias entre los demandantes.

Uso de estatinas se relaciona con una menor mortalidad en pacientes de coronavirus

Por su parte, Brewster Kahle, fundador de Internet Archive respondió a la demanda asegurando que:

Como una biblioteca, Internet Archive adquiere libros y los presta, como las bibliotecas siempre han hecho […] Esto apoya a editoriales, autores y lectores. Que las editoriales demanden a bibliotecas por prestar libros — en este caso, versiones digitales protegidas, mientras escuelas y bibliotecas están cerradas — no beneficia a nadie.

Como podemos ver, la iniciativa de Internet Archive que buscaba solidarizarse con las personas, estudiantes y asiduos lectores que no tienen acceso a los libros en casa, no agradó a las editoriales. Puesto que –como ha sucedido en otros sectores– queda claro que el beneficio económico es la prioridad para muchos aún en tiempos de pandemia.

Como consecuencia, IA deberá cerrar la biblioteca digital mucho antes de lo esperado, puesto que la plataforma tenía pensado seguir esta modalidad hasta el 30 de junio o un poco más, si se extendía el estado de emergencia en Estados Unidos.

Más en TekCrispy