Si bien estos primeros días de junio el mundo ha estado enfocado en luchar por un tema social de gran importancia, como lo es el respeto a la vida de las personas de color y a detener los crímenes raciales en los Estados Unidos, no se nos puede olvidar que dentro de un par de semanas se celebrará el Día del Orgullo Gay, y ese es otro movimiento social que merece ser escuchado.

El 28 de junio es conocido por ser el Día del Orgullo Gay, no obstante, todos conocemos este mes en curso como el Pride Month y ese día no solo es para sentirse orgulloso de amar a quien se ama, sino de ser quien se es.

En este espacio no queremos ponernos a comparar luchas, pero si hay algo que admitir es que la lucha racial y la lucha por los derechos de la comunidad LGBTQ+ son de los movimientos sociales por los derechos humanos más relevantes en el siglo XXI. De nuevo, no estamos despreciando en ningún momento otras causas como el movimiento #MeToo y la lucha de género, es solo que el racismo y la homofobia han llegado hasta el punto más preocupante.

Tomando en cuenta que estamos en el Mes del Orgullo, quisimos dedicar nuestras líneas para sumarnos a la causa de la no discriminación y conversar de uno de los espacios que por excelencia le ha brindado un hogar a la comunidad LGBTQ+ en la industria del cine y de la televisión.

Por el título se podrán haber dado cuenta que hablaremos de Netflix, pero estamos casi seguros que, si no lo hubiéramos especificado, muchos habrían adivinado que nos referíamos al gigante del streaming.

Otros quizás podrían haber pensado en MTV, VH1 y cualquier otra cadena de televisión de la cultura popular, y admitimos que no estarían equivocados tampoco. Pero, entendiendo lo importante que es para la comunidad LGBTQ+ poder contar con sus propias películas y series, hoy quisimos enfocarnos en Netflix: el streaming que le dio a los discriminados un espacio para que su voz fuera escuchada.

Streaming de varios colores

Para nadie es un secreto que el segmento streaming se ha atrevido mucho más que la televisión tradicional y que el cine en darle protagonismo a la comunidad LGBTQ+. Sí, es verdad, una que otra producción en esos espacios de la industria cuentan con algún personaje de la comunidad, pero, también hay que admitir que ese “patrón” se ve muy poco y no precisamente en los roles principales.

En cambio, solo hace falta ver los títulos más vistos de Netflix como para sacar un estimado de la relevancia que la comunidad LGBTQ+ tiene para el gigante del streaming. Empezando desde la épica ‘Sense 8’, ‘Élite’, ‘Sex Education’, ‘Queer Eye’, ‘Grace & Frankie’, ‘Dark’, ‘Black Mirror’ y hasta ‘The Hauting of Hill House’, muchos originales cuentan con roles homosexuales, transgéneros y hasta queers.

Por otro lado, podemos hablar de producciones que no son originales de Netflix pero que eligieron al servicio como el hogar para su distribución internacional. Por ejemplo, ‘Pose’ y ‘American Crime Story’ –ambas de FX–, y ‘Shadow Hunters’ de Freedom se transmiten en la plataforma global y cuentan con personajes principales abiertamente homosexuales y con identidades sexuales distintas a las que la sociedad considera “correctas”.

Entonces, esta apertura nos lleva a la gran preguntar del día: ¿por qué Netflix y no los demás?

Netflix se basa en data

Quizás algunos se habían esperado esta respuesta, mientras que otros pensarán que es una broma, pero la verdad, es que el arma secreta de Netflix es la data de sus usuarios –y probablemente cualquier otra base de datos a la que tengan acceso–.

Si nos ponemos a pensar, no suena para nada descabellado que la razón de porque Netflix se convirtió en un hogar para la comunidad LGBTQ+ es que el gigante del streaming llena su servicio de contenido que en realidad las personas están deseando ver. Aunque usted no lo crea.

Para nadie deber ser una sorpresa escuchar que el contenido original de Netflix en realidad se realiza tomando como punto de partida data de su propio contenido.

Es decir, por eso es que existen tantos programas que duran solo una o dos temporadas, porque la verdad es que la compañía invierte en proyectos para utilizarlos como focus group y si no funcionan, los cancelan, pero la verdad es que el verdadero ingreso que buscaban eran los datos.

Para hacerles la información más digerible, les ponemos un ejemplo: Netflix estrena proyectos como ‘Santa Clarita Diet’ no solo para probar algo “fuera de la caja” sino para obtener información de los suscriptores que son fanáticos de ese tipo de producciones del género de zombies y comedias de humor negro, y de ahí, poder recolectar data que les permita lograr éxitos de la talla de ‘Stranger Things’.

Eso mismo ocurre con las producciones con representación LGBTQ+, consiguen su voz en Netflix porque a la plataforma no solo le interesa darles un espacio para sentirse apoyados y acompañados, animados y respetados, sino porque también, con cada prueba que ellos hacen, un éxito llega a sus puertas.

Otro ejemplo mucha más acertado para la comunidad LGBTQ+, es la exitosa serie ‘Orange is the New Black’ donde, la inclusión de la comunidad no era el foco de la producción, pero sin duda alguna le dio un refrescante punto de vista a una serie de historias oscuras y dramáticas. De forma auténtica y “como si fuera real”, la serie llegó al corazón de la audiencia.

Con producciones de ese nivel, Netflix se dio cuenta que el mundo estaba necesitado de escuchar historias que abordaran la autenticidad y la realidad, que se viera desde como un hombre musulmán de color le esconde a su familia adinerada que es homosexual, hasta como un hombre con discapacidad necesita afecto de otro hombre porque así es como ama.

Aunque se desconocen cifras de visualización de Netflix, sí se conoce que la compañía cuenta con un respaldo financiera para darle vida a producciones LGBTQ+. El gigante del streaming no le tiene miedo al diversificarse, al experimentar y al representar personas reales que no suelen ser escuchadas, en cambio, suelen ser oprimidas y sometidas.

Hasta el momento, la lucha activa dentro de Netflix es el lograr contar con una categoría específica para la comunidad LGBTQ+ como la que recientemente se creó para el movimiento Black Lives Matter. Sin embargo, aunque ambas causas sean sociales, en países como Estados Unidos y Reino Unido no está permitido incluir la lista de programación dedicada al Orgullo Homosexual.

Por último, así como Netflix da, Netflix también ha sabido quitar. Esto quiere decir que, así como la plataforma ha sabido dar voz, por alguna razón las series más directas con respecto al homosexualismo y la apertura sexual terminan canceladas.

Sea como sea, la compañía ha brindado su espacio para hacer escuchar a las voces que en las calles normalmente son criticadas, y eso es algo que se agradece en la actualidad.