A pesar de las dudas iniciales, la vacuna que la compañía estadounidense Moderna Inc. y los Institutos Nacionales de Salud (NIH, según sus siglas en inglés) de EE.UU. han desarrollado para hacerle frente al coronavirus avanza a toda máquina.

La empresa ya comenta que su próxima gran prueba empezará para mediados de julio. Para esta, Moderna ya se ha preparado con suficientes dosis para poder realizar todas las evaluaciones de las etapas tardías de los procesos de valoración de las vacunas y su efectividad.

Por los momentos, se espera a que todos los resultados de las pruebas más tempranas salgan a la luz para poder confirmar el paso a la siguiente etapa de las evaluaciones. Sin embargo, por ahora todo esto se pinta con una luz muy favorable para la empresa. Puesto que, de no ser así, esta no se encontraría ahora anunciando sus planes de pasar a las siguientes fases dentro del próximo mes.

Los inicios

Las investigaciones preliminares de Moderna incluyeron un primer ensayo con 45 voluntarios y luego otro posterior con 300. En este último, la empresa también comenzó a estudiar específicamente cómo los adultos mayores reaccionaban a los compuestos de esta.

Asimismo, se han realizado pruebas para detectar las diferencias de respuesta del organismo dependiendo de las dosis utilizadas. Ahora, luego de todo esto, la compañía y las NIH parecen sentirse listas para realizar un ensayo clínico a gran escala.

El esperado gran estudio

Para esta siguiente gran etapa, la vacuna finalmente llegará a probarse en una nuestra de más de 30 mil voluntarios. La prueba será aleatorizada y se inyectará a algunos con la vacuna real y a otros un placebo.

De este modo, será posible comparar sin sesgos el efecto de las vacunas en las personas y qué tan eficientes son estas para inmunizar al organismo. La fecha elegida por Moderna y los NIH ha sido el 19 de julio. Si todo sale bien este mes, para entonces podríamos presenciar el inicio de las etapas finales de una de las posibles vacunas que se han desarrollado contra el COVID-19.

El mundo se une tras una misma meta

Las respuestas de estos ensayos se compartirán con otros laboratorios que también se encuentran avanzando en sus propios prototipos de vacuna contra el COVID-19, como el de la Universidad de Oxford. Actualmente, existen más de 112 iniciativas distintas en todo el planeta que buscan desarrollar una vacuna efectiva. El éxito de Moderna podría entonces convertirse en el generador de no solo una vacuna, sino de varias.

¿Habrá una vacuna para fin de año?

A pesar de la gran variedad de intentos que se están realizando, la verdad es que no existe una garantía. Por lo que no se puede saber si alguno de estos verdaderamente funcionará. Si, por ejemplo, Moderna tiene éxito con sus pruebas, las probabilidades de tener una vacuna desarrollada para finales de este año podría aumentar, pero nada es seguro.

Mientras tanto, gobiernos como estadounidense, a través de un programa conocido como “Operation Warp Speed” buscan abastecerse previamente de la mayor cantidad y variedad de combinaciones de vacunas posibles. De este modo, en el momento en el que la efectividad de alguna se compruebe, el abastecimiento y distribución de estas podrá comenzar antes. Como meta inicial, la operación espera poder contar con 300 millones de vacunas para enero del 2021.

Escribir un comentario