Existe robusta evidencia científica que sustenta la importancia de las labores de las proteínas para la salud, y bajo ciertas configuraciones estas pueden incluso ofrecer protección frente algunos entes dañinos.

En esta oportunidad hablaremos de los amiloides, que son conjuntos de proteínas particulares muy relacionadas con la enfermedad, pero que cumplen numerosas funciones que pueden ser aprovechadas por los científicos.

Los amiloides se forman como resultado del plegamiento de proteínas, lo cual da como resultado la inactivación de las mismas. Los científicos han estado estudiando estas propiedades para darle la vuelta a la tortilla e inventar péptidos amiloides sintéticos que pueden adaptarse para desactivar la función de proteínas diana deseadas.

Hasta ahora, se ha comprobado que estos péptidos, denominados Pept-ins, son recursos valiosos para combatir patógenos como bacterias, e incluso para retardar el crecimiento de tumores.

Pero ahora un equipo de investigadores mostró interés en determinar el impacto de estos amiloides sintéticos en la inactivación de proteínas virales, y por consiguiente, la prevención de enfermedades virales, como la influenza y el Zika.

Pept-ins, amiloides sintéticos contra virus

Este estudio consistió en diseñar dos Pept-ins que codifican secuencias amiloides específicas identificadas en las proteínas de los vrius de la influenza A y Zika respectivamente, y probar sus propiedades antivirales frente a los mismos.

Descubrieron que cada amiloide diseñado era capaz de interferir en la replicación del virus correspondiente, lo que sugiere también cierta especificidad. Por ejemplo, para el virus de la influenza A en ratones de laboratorio, observaron que el amiloide sintético se acumulaba en el sitio de la infección, interfiriendo con la replicación viral. Este se une a la proteína diana viral y da lugar a la formación de una proteínas en una conformación no funcional para este objetivo.

Sin embargo, “la Influenza B no se ve afectada por este Pept-in, destacando la especificidad de secuencia de esta interacción”, según indicó Emiel Michiels, estudiante de Ph.D. en el laboratorio de Schymkowitz y Rousseau.

En conclusión, los amiloides podrían emplezarse como antivirales para estas enfermedades, pero los investigadores también esperan indagar un poco más, aplicando el mismo enfoque para determinar si funcionan para otros tipos de virus.

Referencia:

Reverse engineering synthetic antiviral amyloids. https://www.nature.com/articles/s41467-020-16721-8