Si de algo estamos seguros es que desde que el coronavirus fue declarado una pandemia global, nuestro mundo estaba destinado a no ser el mismo. Salas de cines, parques, teatros, locales nocturnos, entre otros, todo cerrado, y ahora, nuevos cambios se suman a la lista.

Más allá de la preocupación de cuándo la industria del cine y la televisión podrá volver al set de grabación para darle vida a producciones que se paralizaron por el COVID-19, muchos se han sentado a pensar en cómo serán estas nuevas películas y series en cuanto al contacto humano se refiere.

¿Dónde quedarán los besos y los abrazos?, ¿cómo serán las interacciones entre los personajes? Y, más profundo todavía, ¿cómo se grabarán las escenas íntimas en un mundo donde la recomendación es permanecer al menos a un metro de distancia? En momentos como este, estamos seguros que el equipo de cintas como ‘Fifthy Shade of Grey’ están agradecidos de haber “vivido” en un mundo pre pandemia.

Intimidad gracias a la tecnología

Con respecto al tema, The Sun ha informado que existe un nuevo documento de un total de 22 páginas, por parte de la asociación comercial del editor de películas, donde se detallan los nuevos procedimientos que Hollywood deberá tomar en cuenta al momento de volver a encender las cámaras.

Según los reportes, parece que la solución para las escenas románticas e íntimas está en la fiel aliada técnica del CGI. Sí, como lo leen, en un futuro próximo no solos los actores podrán ser “revividos” gracias al CGI, sino que también la tecnología los ayudará que sus personajes puedan tener relaciones sexuales entre ellos.

Estos informes llegan justo el mismo día en el que se ha develado la posibilidad de que las salas de cine en California abran de nuevo sus puertas para recibir a los interesados en ver cintas en la pantalla grande.

Sin duda, estas escenas sexuales con CGI son solo una pequeña parte de una lista extensa de protocolos que se deberán tomar en cuenta antes, durante y después de siquiera decir la palabra “acción”.

Debemos admitir que la idea de aplicar CGI a las escenas íntimas es uno de los tantos trucos que Hollywood ha puesto en práctica por años, pero creemos que podría comprometer la calidad de una producción en solo segundo. Sin embargo, en la nueva normalidad, todo se vale.