Reportes anuncian que las salas de cine en California, de los Estados Unidos, podrían reabrir sus puertas el próximo 12 de junio, cumpliendo los estrictos protocolos estipulados por el Departamento de Salud Pública del estado.

Por su parte, el gobernador Gavin Newson no ha terminado de evaluar dichas propuestas, pero, según los informes, las pautas de seguridad y salubridad incluirán el uso obligatorio de cubiertas facial al momento de entrar y salir del cine, al momento de obtener los refrigerios en el área de la comida y en toda ocasión que no se pueda mantener el distanciamiento físico.

Asimismo, los protocolos implican que las salas de cine deberán limitarse solo a recibir al 25% de su capacidad, o lo que sea equivalente a un total de 100 asistentes. Deberán implementar un sistema de reservas que les permita limitar el ingreso de los asistentes a los teatros, siempre que sea posible, no disponer fuentes públicas de agua potable y asegurarse de colocar letreros que indiquen el porqué de su no funcionamiento.

Como medida adicional, deberán re-configurar los asientos de sus salas para asegurar que el distanciamiento físico cumpla con la especificación de al menos un metro de distancia.

“Esto puede requerir sentarse cada dos filas, o, bloquear o quitar asientos en un estilo de ‘tablero de ajedrez’ (usar cada fila, pero asegurarse de que nadie esté directamente detrás de otros clientes) para que las distancias se mantengan en todas las direcciones. Los miembros del mismo hogar pueden estar sentados juntos, pero deben mantenerse al menos a un metro de distancia de otros hogares”.

En las mismas pautas se especifica que las salas deberán recibir las aprobaciones de las entidades de salud del condado, tras la visita de las 100.000 personas. A pesar de los protocolos a seguir, los cines han estado cerrados por demasiado tiempo, por lo que creemos que las cadenas de salas de cine prefieren alinearse con las pautas de seguridad a ir a la bancarrota.