BBVA Openmind

Una startup canadiense, especialista en big data e inteligencia artificial, fue capaz de predecir la aparición del COVID-19 mucho antes que la Organización Mundial de la Salud. BlueDot dio las primeras alarmas del coronavirus un 30 de diciembre de 2019, después que 50 expertos analizaron miles de datos relacionados con brotes y uno de ellos alertó de un pequeño brote de neumonía en Wuhan.

Donde inició todo

El doctor Kamran Khan, es el creador del software de predicción de pandemias BlueDot, responsable de detectar el primer brote del coronavirus en Wuhan –cuando aún se desconocía la presencia del COVID-19–. 

Khan, quien es profesor de medicina en la Universidad de Toronto, Canadá, trabaja con expertos en big data e inteligencia artificial. Tecnologías que se han demostrado ser eficaces no solo para predecir virus como el coronavirus, sino también para combatir las enfermedades.

Puesto que el análisis de grandes volúmenes de datos en combinación con algoritmos de inteligencia artificial, permiten visualizar el panorama de las enfermedades de todo el mundo en tiempo real. Esto sucedió con BlueDot, el sistema que procesa información de todo el mundo mediante algoritmos de procesamiento natural.

El software rastrea cientos de miles de fuentes de información en 65 idiomas en todo el mundo durante todo el día, todos los días, en busca de signos de problemas.

De esta forma, Khan y su equipo notaron que algo andaba mal en China, pues el algoritmo filtró la información de un blog escrito en chino, donde se describía un brote de “inusual neumonía”, la primera sospecha de coronavirus que afectó a 20 personas alrededor del mercado de Wuhan. Posteriormente, en pocos segundos, BlueDot analizó los itinerarios de vuelos internacionales anónimos, con el fin de predecir 20 posibles lugares donde el brote podría extenderse.

Associated Press

Virus con similitudes al SARS

Una vez más la tecnología de deep learning (aprendizaje profundo) contribuyó en el análisis del virus, pues un estudio genómico comparativo mostró similitudes entre las cepas humanas del SARS-CoV-2 (coronavirus), el virus SARS de 2002-2004 y cómo afecta a los murciélagos, que según algunos estudios son la especie transmisora.

De acuerdo con el Dr. Khan, el brote que detectó BlueDot tenía serias similitudes con el brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo ( SARS), la epidemia que se generó en 2003, se propagó por 29 países y acabó con la vida de 774 personas.

Khan llegó a Canadá durante esa época, para mejorar sus conocimientos en torno a enfermedades infecciosas, medicina preventiva y salud pública, solo unas semanas antes del brote masivo de SARS.

“Realmente fue una experiencia reveladora que demostró que nuestro mundo está cambiando rápidamente. E, inevitablemente, veremos más de estas amenazas en el futuro”, dijo el Dr. durante una entrevista.

Esto marcó el inicio de la compañía BlueDot.

La propagación del COVID-19

El 13 de enero, BlueDot detectó que el virus apareció en Bangkok, Tailandia, lo que hizo que el equipo manifestara su preocupación, pues este brote podría ser más peligroso de lo que pensaba, así lo explica el Dr.

“Si ve que un caso aparece fuera de Wuhan en otro país, le está diciendo que el brote es mucho mayor que un par de docenas de casos. Tal vez cientos, tal vez miles”.

¿Cómo la tecnología BlueDot predijo el brote de coronavirus?

BlueDot es un sistema diseñado para rastrear, localizar y predecir enfermedades infecciosas basado en algoritmos de procesamiento natural, gracias a los algoritmos de big data puede procesar miles de noticias diariamente en tiempo real, fue así como detectó el COVID-19 incluso varios días antes que la OMS.

El motor de búsqueda, procesa información relacionada con más de 150 enfermedades y síndromes a nivel mundial, esto lo realiza cada 15 minutos durante las 24 horas del día. La información la procesa de medios de información certificada como el Centro para el Control de Enfermedades o la Organización Mundial de la Salud y medios extra-oficiales, como la del blog que notificó el brote de “neumonía” en Wuhan.

BlueDot

El creador de BlueDot, señala la importancia del procesamiento de data mediante inteligencia artificial, pues son capaces de predecir y combatir las enfermedades. Es por esto que BlueDot también analiza información vinculada a los movimientos mundiales de más de cuatro mil millones de viajeros en vuelos comerciales cada año; datos de población humana, animal e insecto; datos climáticos de satélites; e información local de periodistas y trabajadores de la salud.

Detectamos brotes de más de 150 patógenos, toxinas y síndromes diferentes en tiempo casi real. Nuestra plataforma escanea más de 100,000 fuentes oficiales y de medios de comunicación en 65 idiomas por día.

Anticipamos la dispersión de la enfermedad, local y globalmente, utilizando datos agregados anónimos en miles de millones de itinerarios de vuelo y cientos de millones de dispositivos móviles.

El Dr. Khan explicó en una entrevista:

Uno de los desafíos no es solo que estamos viendo la aparición de nuevas enfermedades a un ritmo que nunca hemos visto antes, sino que estamos propagando esas enfermedades alrededor increíblemente rápido.

Cada año, alrededor de 4 mil millones de personas abordan vuelos comerciales y viajan casi siete billones de kilómetros alrededor del mundo. Eso es alrededor de 20,000 viajes de ida y vuelta al sol. Obviamente, necesitábamos una mejor tecnología si íbamos a mantenernos al día con la propagación acelerada de enfermedades.

En China, las personas son rastreadas por aplicaciones móviles y monitoreadas con controles públicos de temperatura.

Análisis de data

Los modelos matemáticos epidemiológicos son utilizados para el seguimiento y predicción de enfermedades y epidemias desde hace mucho tiempo atrás, incluso desde 1854, el inglés John Snow usaba trazas y estadísticas para localizar un brote de cólera en una fuente pública.

Del mismo modo, en 1918, estos modelos fueron utilizados para la detección de la gripe española. Una de las epidemias más devastadoras de la historia, causante de aproximadamente 50 millones de muertes en todo el mundo. En esta época las estrictas medidas de distanciamiento social, cierre de cines y establecimientos comerciales también se aplicaron para combatir la propagación.

La transferencia de plasma convaleciente es un concepto antiguo que se ha utilizado desde al menos 1918 cuando se empleó para luchar contra la pandemia de gripe española.

Cien años después, estos modelos matemáticos se siguen aplicando, pero son utilizados de forma óptima. En la actualidad, estos modelos epidemiológicos integran datos de genomas, redes sociales, geolocalización, tasa de mortalidad y morbilidad para ser procesados mediante inteligencia artificial, big data, algoritmos de aprendizaje automático y lograr predicciones óptimas.

Los especialistas de BlueDot desarrollaron una taxonomía para que palabras clave relevantes, como virus, neumonía, enfermedades, alergias, cifras, entre otros que pudieran escanearse de manera eficiente, posteriormente, mediante aprendizaje automático y el procesamiento del lenguaje natural entrenaron una red neuronal para identificar los casos relevantes que serán analizados por los expertos humanos.

BlueDot envía alertas periódicas a clientes de atención médica, gobierno, empresas y salud pública. Las alertas proporcionan breves sinopsis de brotes de enfermedades anómalas que su motor de IA ha descubierto y los riesgos que pueden presentar.

Otras predicciones de BlueDot

El COVID-19 no ha sido la primera premonición de la compañía de inteligencia artificial, pero sí una de las más conocidas debido a la coyuntura y el alcance de la información actualmente, gracias a Internet y las redes sociales.

Sin embargo, esta startup canadiense también predijo el virus Zika seis meses antes de que se extendiera su propagación en Florida en 2016, y posteriormente a más de 90 países. De acuerdo con el software de BlueDot, esta pandemia costó alrededor de USD$8 y 17 millones entre 2015 y 2017.

Este mismo software también determinó que el brote de Ébola saldría de Africa Occidental.

Como podemos ver, la big data y la inteligencia artificial han sido grandes aliados para detectar y combatir estas pandemias, puesto que los datos son mucho más rápidos de procesar, además actualmente es mucho más sencillo el envío de esta información a los medios involucrados.

Actualmente la compañía señala que es importante dedicarse al procesamiento de datos a gran escala para combatir la segunda ola del coronavirus, BlueDot hace su parte en Canadá a través de un software de rastreo de  datos anónimos de teléfonos celulares, donde monitorean la cantidad de personas que han estado saliendo mientras que los funcionarios de salud les instan a quedarse en casa.

En este punto, es muy importante el sentido común, pero también la participación de los entes oficiales involucrados en detener la pandemia, aunque sin duda le han dado un voto de confianza a las nuevas tecnologías, aún falta mucho por hacer si desean detener al COVID-19 de forma definitiva.