La tormenta de citoquinas es una reacción exagerada del sistema inmune que lo llevan a atacar los pulmones y otros órganos, lo que se ha asociado con una mayor mortalidad en pacientes cn COVID-19.

La tormenta de citoquinas ha sido mencionada por los expertos como una de las causas más frecuentes de muerte en los pacientes de COVID-19. La respuesta exagerada del sistema inmunitario ante la infección puede causar problemas de coagulación y falla orgánica fatal en aquellos más vulnerables.

Sin embargo, un nuevo estudio parece haber arrojado una solución que provee algo de alivio en estos casos. Se trata de un medicamento aprobado por la Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), llamado acalabrutinib, cuyos ensayos en enfermos con COVID-19 mejoró los niveles de oxigenación y disminuyó los marcadores moleculares de inflamación.

Los investigadores administraron el medicamento a un total de 19 pacientes gravemente enfermos con COVID-19; 11 de ellos estaban recibiendo oxígeno complementario, y ocho estuvieron sujetos a ventilación mecánica durante un ciclo de tratamiento de 10 a 14 días.

Al final del tratamiento, ocho de los 11 pacientes con oxígeno suplementario ya podían respirar aire de la sala en que estaban, mientras que cuatro de los ocho sujetos a ventilación mecánica se extubaron.

Los investigadores también examinaron la respuesta molecular del cuerpo ante la administración de acalabrutinib, y observaron una reducción en los niveles de dos proteínas relacionadas con la inflamación en la mayoría de los pacientes. Y la mejor parte: sin signos de toxicidad debido al medicamento.

¿Cómo actúa acalabrutinib en pacientes con COVID-19?

Como han explicado varios estudios ya, el SARS-CoV-2 causa una respuesta inmune hiperinflamatoria que parece ser impulsada por la activación de células inmunes conocidas como macrófagos. Esto da lugar al popular síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) y, en los casos más graves, a la muerte.

Según señalan en un comunicado, acalabrutinib inhibe la proteína tirosina quinasa de Bruton (BTK), que ayuda a los macrófagos a activar una variedad de otras proteínas durante la respuesta inmune innata del cuerpo.

Los niveles de activación de la BTK y la presencia de la proteína inflamatoria IL-6 fueron elevados en los pacientes con COVID-19, por lo que los autores intuyen que la BTK también puede estar involucrada en el progreso de la enfermedad.

Sin embargo, no podemos pasar por alto que estos resultados no corresponden a un ensayo clínico, sino a un estudio observacional enfocado en determinar la eficacia del medicamento en esta respuesta inmune.

Los autores sí señalaron que se está llevando a cabo un ensayo clínico aleatorizado prospectivo controlado de carácter internacional a fin de indagar en el aporte de este medicamento. Principalmente, a fin de determinar si es seguro y eficaz como sugirieron estos resultados.

Referencia:

Approved drug may help calm cytokine storm in COVID-19. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2020-06/aaft-adm060520.php