Instagram podría cambiar la forma de compartir el contenido de su red social, ya que la compañía informó que no otorga sublicencias para incrustar las fotos publicadas por otras personas.

De acuerdo con ArsTecnica, los términos de servicios de Instagram requieren que “terceros tengan los derechos necesarios de los titulares aplicables”, es decir, que cualquier persona, redactor, creador de contenido que requiera compartir una imagen publicada en Instagram en su sitio web, deberá solicitar los derechos del autor de la misma.

Según un portavoz de Facebook: “Esto incluye garantizar que tengan una licencia para compartir este contenido, si la ley lo requiere”.

API de incrustación de Instagram

La compañía de Mark Zuckerberg aclaró a ArsTecnica, vía email como manejan los derechos de autor de sus servicios de incrustación:

Instagram no proporciona a los usuarios de su API de incrustación una licencia de copyright para mostrar imágenes incrustadas en otros sitios web.

Si bien nuestros términos nos permiten otorgar una sublicencia, no otorgamos una para nuestra API de inserción.

Polémica generada tras una reciente demanda 

Aunque esta es una noticia que sorprende a todos, Instagram se vio obligada a aclarar este punto, después que el sitio Newsweek salió desfavorecido, después que un fotógrafo demandara a la plataforma por incrustar una foto sin su autorización.

Un juez de Nueva York dictaminó que la revista no podía desestimar la queja de un fotógrafo en base a los términos de servicio de Instagram. Esto generó confusión, principalmente porque anteriormente, el sitio Mashable ganó una demanda similar debido a que un juez argumentó que Instagram podría sublicenciar fotografías.

En este sentido, Instagram está aclarando estos puntos que, como vemos, favorece notablemente a los fotógrafos o autores del contenido en la red social.

Los usuarios conservan el derecho de otorgar permiso para usar su trabajo protegido por derechos de autor, así como el derecho de evitar que otras personas usen su trabajo protegido por derechos de autor sin permiso. Sin mencionar las excepciones para el contenido incrustado. Y el sitio prohíbe incrustar contenido de una manera que viole los derechos de cualquier persona, incluidos los derechos de propiedad intelectual.

Si bien esta es una excelente medida para los fotógrafos que hacen vida en Instagram, usando la plataforma como portafolio, sin duda complicará las cosas para los usuarios comunes, principalmente para quienes no sabrán si podrán ser objeto de demandas si deciden incrustar contenido que requiere derechos de autor.

Instagram explica que actualmente la única forma de limitar la incrustación del contenido, es que los fotógrafos tengan el contenido privado, lo que limitaría el alcance de su trabajo en la red social.