Es cierto que la investigación científica nos ha permitido conocer y comprender mucho más nuestro cuerpo, e incluso nuestras emociones, sin embargo, el camino promete ser bastante largo. Aún hay muchos misterios que merecen ser indagados.

Pues bien, uno de ellos es el cerebro, y concretamente el claustrum, una capa de neuronas extremadamente delgada en lo profundo de la corteza, pero que llega a todas las demás regiones del cerebro. Su nombre es una palabra latina que significa “oculto o encerrado”, y está muy bien merecido ya que los científicos aún no saben cuál es concretamente su función.

Dosis altas de ketamina pueden apagar temporalmente el cerebro

Lo curioso es que esta región está provista de una gran cantidad de receptores de drogas psicodélicas como el LSD o la psilocibina, que como hemos indicado en ocasiones anteriores, es un sustancia alucinógena que se encuentra en ciertos hongos.

Esto ha llamado la atención de la ciencia, y un equipo de de Johns Hopkins Medicine investigadores decidió observar la reacción del claustrum cuando una persona toma psilocibina. Sus hallazgos, publicados en la revista Neuroimage, revelan que este se adormecía, lo que podría explicar las experiencias emocionales y místicas asociadas al consumo de dicha droga.

Una sustancia que aplana el centro del ego

El claustrum es una región profunda, pero irónicamente arraigada en el cerebro, y durante mucho tiempo esto impidió estudios minuciosos. Por suerte, los autores desarrollaron un método para detectar la actividad cerebral de dicha región utilizando imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI).

Gracias a este método, pudieron observar la reacción del claustrum de 15 participantes después que tomaran psilocibina o un placebo, para luego compararlos. Entonces descubrieron que la psilocibina redujo la actividad neuronal en el claustrum en un 15 por ciento a 30 por ciento.

Esta reducción de la dinámica neuronal también parece estar relacionada con algunos efectos de la psilocibina bien documentales, como las experiencias emocionales y místicas que han informado quienes la consume.

También observaron que el químico cambió la forma en que el claustrum se comunicaba con las regiones cerebrales involucradas en la audición, la atención, la toma de decisiones y el recuerdo, lo que también puede explicar los sentimientos de mayor conexión con el entorno, la disminución del ego y de los sentidos.

Los investigadores tienen mucho interés por estudiar más a fondo la psilocibina, ya que estos efectos parecen tener potencial para ayudar a las personas con trastornos como la depresión e incluso el uso de sustancias.

Referencia:

Psilocybin acutely alters the functional connectivity of the claustrum with brain networks that support perception, memory, and attention. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1053811920304663?via%3Dihub

Más en TekCrispy