Las observaciones preliminares de una reciente investigación revelaron que los pacientes jóvenes sin factores de riesgo de accidente cerebrovascular (ACV) pueden tener un mayor riesgo de sufrir uno si contrajeron COVID-19, ya sea que muestren o no síntomas de la enfermedad.

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad Thomas Jefferson, encontró una alta incidencia de accidente cerebrovascular en pacientes diagnosticados con COVID-19, incluidos pacientes más jóvenes que de otra manera estaban sanos.

Tendencia inesperada

Para llegar a sus conclusiones, el equipo de investigación analizó a pacientes que ingresaron en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York y del Hospital Universitario Jefferson que presentaron un ACV desde el 20 de marzo hasta el 10 de abril de 2020.

El equipo examinó a 14 pacientes (8 hombres y 6 mujeres) que habían ingresado a la sala de neurointervención para atender un accidente cerebrovascular. El 50 por ciento de los pacientes desconocían que estaban contagiados con el coronavirus, mientras que el resto ya estaban siendo tratados por otros síntomas de la enfermedad cuando desarrollaron un accidente cerebrovascular.

Una observación inusual del estudio fue que el 42 por ciento de los pacientes positivos para COVID-19 que sufrieron un accidente cerebrovascular tenía menos de 50 años.

Este análisis mostró una tendencia diferente a lo esperado. Los investigadores observaron pacientes en sus 30, 40 y 50 años con accidentes cerebrovasculares masivos, del tipo que normalmente se observa en pacientes de 70 y 80 años.

Adicionalmente, el estudio reveló que los pacientes con signos de accidente cerebrovascular demoraron su llegada al hospital por temor a contraer el coronavirus, un retraso que puede tener serias implicaciones e incluso ser mortal.

Un hallazgo llamativo fue la alta tasa de letalidad observada. La mortalidad típica por accidente cerebrovascular se encuentra entre el 5 y el 10 por ciento, pero en los pacientes con COVID-19 que sufrieron un ACV se registró una tasa de mortalidad del 42,8 por ciento.

Una señal de alarma

Más aún, la mayoría de los accidentes cerebrovasculares –más del 75 por ciento– ocurren en personas mayores de 65 años. Los registros del estudio mostraron que el 42 por ciento de los pacientes positivos para COVID-19 que sufrieron un ACV tenía menos de 50 años.

Los pacientes observados tuvieron accidente cerebrovascular en grandes vasos, en ambos hemisferios del cerebro y en ambas arterias y venas del cerebro; todas estas observaciones son inusuales en pacientes con accidente cerebrovascular.

En los pacientes con COVID-19 que sufrieron un ACV se registró una tasa de mortalidad de 42,8 por ciento, lo que contrasta con la tasa típica que se encuentra entre el 5 y el 10 por ciento.

En referencia a estos resultados, el doctor Pascal Jabbour, Jefe de la División de Cirugía Neurovascular y Cirugía Endovascular del Instituto para Neurociencia de la Universidad Thomas Jefferson y coautor del estudio, puntualizó:

“Aunque debemos enfatizar que nuestras observaciones son preliminares y que se basan en observaciones de 14 pacientes, lo que hemos observado es preocupante. Los jóvenes que pueden no saber que tienen el coronavirus, están desarrollando coágulos que tienen el potencial de provocar un derrame cerebral importante”.

Los investigadores no están seguros de las causas que puedan estar impulsando esta preocupante tendencia, pero especulan que el coronavirus puede estar interfiriendo con la función normal del receptor ACE2, que usa como punto de entrada a la célula, y que controla el flujo sanguíneo en el cerebro.

Otra posibilidad es que la inflamación de los vasos sanguíneos causando vasculitis con lesión de las células que recubren el lumen de los vasos sanguíneos, llamado endotelio, causando micro trombosis.

En última instancia, los resultados del estudio son una señal de alarma para el personal médico de primera línea y para todos en casa, ya que revelan que están ocurriendo accidentes cerebrovasculares en personas que tienen COVID-19, así como en aquellos que no saben que están contagiados con la infección coronavírica.

Referencia: SARS-CoV-2 and Acute Cerebrovascular Pathologies: Neuroinvasion, ACE2/ANG (1-7), and Hypercoagulable State. Neurosurgery, 2020. https://doi.org/10.1093/neuros/nyaa254