Alzheimer

Serge Rombouts es un profesor de neuroimagen cognitiva en Leiden University Medical Center y el Instituto de Psicología de la Universidad que, sin planificarlo, terminó estudiando la enfermedad de Alzheimer, desarrollando una técnica de escaneo cerebral que permite estudiarla con detalle.

Por su parte, Martina Huber, que trabaja en el Instituto de Física de Leiden, usa una forma de tecnología similar a Rombouts, pero se enfoca más bien en hacer estudios moleculares que expliquen la enfermedad.

Este artículo lo enfocaremos en proporcionar algunos detalles relevantes sobre la utilidad de ambos métodos en el estudio de la demencia y la enfermedad de Alzheimer en su diagnóstico temprano.

Comparar patrones cerebrales entre personas con y sin Alzheimer

Rombouts explica que la enfermedad de Alzheimer suele comenzar entre 10 y 15 años antes de que síntomas como la pérdida de la memoria se hagan evidentes. Además, tiene todo tipo de similitudes con otras formas de demencia en su etapa más temprana, lo cual dificulta su correcto diagnóstico. Pero diagnosticarla a tiempo puede ayudar significativamente a probar tratamientos con potencial de ser efectivos si se aplican años antes de que aparezcan los síntomas.

En 1999, obtuvo su Ph.D. por una técnica que utiliza un escáner de resonancia magnética para visualizar la actividad cerebral de los pacientes con Alzheimer. Desde entonces, esta y otras formas de demencia han sido los enfoques de sus investigaciones. Y ahora el objetivo es lograr detectar estas enfermedades de manera temprana con el escáner cerebral, además de las entrevistas y las pruebas de memoria que suelen aplicarse a nivel clínico para el diagnóstico.

La sangre que fluye por las regiones cerebrales más activas está más oxigenada, y el escáner permite registrar esto en forma de imágenes en color de las secciones transversales del cerebro.

El método de Rombouts también facilita el estudio de lo que ocurre en el cerebro. Antes los voluntarios debían llevar a cabo una tarea durante el escaneo, pero en la actualidad basta con que se acuesten boca arriba.

Nuestro cerebro nunca está en reposo absoluto: siempre está lleno de pensamientos, planes y recuerdos. Incluso cuando estamos en reposo, nuestro cerebro sigue utilizando 20 por ciento de nuestra energía total. Y toda esta actividad puede ser observada por los investigadores con el escáner.

Con esta información, los médicos pueden comparar las exploraciones cerebrales de los pacientes con Alzheimer y los participantes sin la enfermedad. “La cuestión es que esto se puede ver con mayor claridad si comparamos los dos grupos entre sí. Desafortunadamente, no se puede hacer un diagnóstico confiable colocando a un paciente individual en el escáner”, señaló el experto.

“Esperamos que un cambio gradual en los patrones cerebrales espontáneos sea de utilidad en el diagnóstico de Alzheimer. La esperanza es que la inteligencia artificial juegue un papel en esto. Las computadoras potentes pueden comparar miles de escáneres cerebrales y quizás crear nuevos enlaces que las personas no pueden ver”.

Mapeo de placas de proteínas

Martina Huber tiene un enfoque un poco diferente. En lugar de observar los patrones de oxigenación, presta mayor atención a las moléculas presentes en el cerebro. Por ejemplo, la proteína beta-amiloide, que todos tenemos en nuestro cuerpo, ha sido muy relacionada con el progreso de la enfermedad. Y se sabe que esta se agrupa en placas que pueden visualizarse en muestras de personas con Alzheimer avanzado, incluso bajo un microscopio.

Huber usa un método de resonancia de giro y tubos de ensayo para observar la dinámica molecular que involucra a esta proteína, un proceso actualmente imposible de estudiar directamente en el cerebro humano.

“Ahora sabemos que una acumulación menor de unas pocas a una docena de proteínas amiloides que aún no han formado placas es muy dañina para las células cerebrales”, declaró Huber, dando por sentado la nocividad de esta proteína.

Añadió que se está intentando mapear dicho proceso en un tubo de ensayo, a fin de observar “qué piezas de las proteínas se buscan entre sí y cómo las proteínas pueden cambiar de forma si comienzan a agruparse”.

Referencia:

Tracking down the cause of memory loss in Alzheimer’s. https://medicalxpress.com/news/2020-06-tracking-memory-loss-alzheimer.html